Gobierno central y sindicatos acuerdan la reforma del subsidio de paro sin la patronal

Entre las novedades está la ampliación de la cobertura del nivel asistencial en algunos tramos de edad excluidos anteriormente

La vicepresidenta segunda del gobierno español y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz (ACN)

El Gobierno de España y los sindicatos CCOO y UGT han cerrado este miércoles un acuerdo para reformar el subsidio de paro. El pacto, que se rubricará este mediodía en Madrid con la presencia de la vicepresidenta y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y de los máximos representantes de los principales sindicatos españoles, no contará con el apoyo de la patronal. La iniciativa, clave para acceder al cuarto paquete de fondos europeos, naufragó en enero por la negativa de Podemos, que consideraba que incorporaba recortes en la cotización de personas mayores de 52 años que cobran el subsidio de desocupación.

Tal como apuntan fuentes sindicales, el texto acordado «simplifica» los sujetos beneficiarios del subsidio y deriva las situaciones de vulnerabilidad que no tengan que ver con la pérdida de trabajo a otros mecanismos de protección como el ingreso mínimo vital. Como excepción, se mantiene el supuesto de acceso al subsidio de los españoles emigrantes devueltos sin derecho a prestación contributiva y las víctimas de violencia de género y sexual.

Entre las novedades de la propuesta hay la ampliación de la cobertura del nivel asistencial en algunos tramos de edad excluidos anteriormente, al permitir el acceso, por un lado, a los menores de 45 años sin responsabilidades familiares siempre que hayan agotado las prestaciones contributivas y, del otro, a quienes acrediten periodos cotizados inferiores a seis meses, aunque no tengan responsabilidades familiares. También se reconoce el derecho a acceder al subsidio a las personas trabajadoras eventuales agrarias, excluidas anteriormente.

Un elemento destacado es que se simplifican y se mejoran los requisitos de acceso y mantenimiento de la prestación. Por un lado, se suprime el plazo de espera de un mes desde el agotamiento de la prestación contributiva, elemento fuertemente reclamado por las organizaciones sociales. Del otro, se endurece la gestión del subsidio de forma que si se solicita seis meses después de que se tenga derecho, la solicitud será denegada automáticamente.

Como pasa con otras prestaciones laborales, el importe del subsidio irá bajando con el paso de los meses. Así, será del 95% del IPREM los primeros 180 días, del 90% hasta los 360 y del 80% a partir del día 361. Otra novedad es que se generaliza la compatibilidad del subsidio con el trabajo por cuenta ajena o con la percepción de ayudas a la ocupación con el objetivo de incentivar la reincorporación al trabajo.

En cuanto al subsidio de mayores de 52 años, elemento que provocó la negativa de Podemos a la anterior propuesta, se decide no modificar su cuantía. Esto, aun así, queda compensado, según las fuentes conocedoras, por la duración más grande de este subsidio y por las cotizaciones por la contingencia de jubilación, que no tienen el resto de los subsidios estatales.

(Visited 25 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario