Inmersión lingüística con Franco

Se nos dice con habitualidad que quien no analiza su historia está condenado a repetirla. El pasado 18 de diciembre de 2021 se manifestaron en Barcelona los defensores de la immersió lingüística en català, que es otra pata más de la defensa de las esencias catalanistas que cual cruzada está llevando adelante el sector etnicista de la sociedad catalana bajo la batuta de la iglesia que mira a Montserrat antes que a Dios.

Para entender y hacer entender no hay nada mejor que la experiencia propia y la mía es afortunada. Ser de Manresa (cor de Catalunya) y nacer en 1966 es, para tratar este tema, un privilegio. En 1970 (la escolarización empezaba a los 4 años) estábamos todavía en dictadura franquista. Hacia 1977/1978 empezamos, al menos en mi colegio, a tener la asignatura de lengua catalana. Ya en el instituto cada profesor elegía lengua de enseñanza. No recuerdo si era el curso 1980/1981 o el siguiente que de 10 asignaturas contando gimnasia 5 eran en catalán y 5 en castellano.

La immersió lingüística arrancó formalmente en 1983. Básicamente era y es que todas las clases se den en lengua catalana. Dicho de otra manera, los catalanoparlantes tienen la misma inmersión que los madrileños castellanoparlantes porque quien recibe las clases en su lengua, evidentemente, no se está inmersionando.

En 1970, en la dictadura franquista, todas las clases eran en lengua castellana/lengua española. En clase éramos más de cuarenta y, más ó menos, la mitad éramos catalanoparlantes y la mitad castellanoparlantes. Yo no me tuve que inmersionar en otra lengua, las clases eran en mi lengua, pero la mitad de mis compañeros sí se tenían que inmersionar. La tan democrática immersió lingüística es una copia conceptual del monolingüismo franquista.

¿Un modelo de éxito? Dicen los defensores de la exclusividad del catalán como lengua vehicular en la educación que la immersió es un modelo de éxito. ¿En qué consiste ese éxito? Parece ser que consiste en que los chavales juegan juntos en el patio, que no se dividen por lenguas maternas. Vaya, el mismo éxito que la escuela franquista de los años setenta. Lo que es para ascensor social no servía aquella y no sirve para nada la actual. El fracaso escolar catalán está en la media española y por encima del 10% que la UE fija como tope máximo a no superar. Nadie en su sano juicio, con estos lamentables datos, hablaría de éxito

La immersió no es toca, dicen, como si fuera una verdad revelada. Se llenan la boca con que la Constitución está vieja y obsoleta pero para algo como la immersió, que solo es cinco años posterior, se niegan a que haya una evaluación de sus logros y consecuencias; solo saben repetir como loros que es un éxito que no requiere ni análisis ni demostración. Tan amigos que son de los referéndums y para este tema niegan hasta el debate.  Ni un pas enrere es su eslogan favorito. La democracia es constante reflexión y desplazamientos en una dirección u otra. Ni un pas enrere es, por esencia, un slogan antidemocrático y negador del diálogo.

El TSJC ha dictaminado que cada lengua oficial debe estar presente en la educación en, al menos, un 25 %.  La matemática es sencilla: 25 % de materias en castellano implica un 75 % en catalán (descontando lo que se imparta en inglés). Decir que reclamar el 25 % en castellano es atacar la lengua catalana es falso, estúpido y malintencionado.

Las declaraciones de Ada Colau ó la presencia de UGT y CONC (en España, CCOO) en la manifestación del 18 de diciembre no son justificables desde postulados de izquierda. Apoyando sin fisuras a este catalanismo rancio están contribuyendo a afianzar la fractura social ya existente en Catalunya. Su posición no ayuda en nada a la cacareada cohesión social, aunque sí les ayuda a seguir recibiendo cuantiosas subvenciones. En Cataluña sí hay recursos, lo que no hay es decencia en su distribución.

Deseo que a la familia de Canet le sigan muchas más. El TSJC establece educación bilingüe a la par que niega la escolarización en dues líneas lingüísticas. Lamento no haber apoyado más a las familias de Balaguer y Mataró en 2015, y a otras que desconozco sus pasos y el riesgo que les conllevó. Mi aplauso a todas ellas.

(Visited 438 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario