Las lesiones y Xavi dejan en ridículo al Dr. Ramon Canal

Laporta acepta que el nuevo entrenador fulmine a los responsables de fisioterapia y preparación física y recupere al Dr. Ricard Pruna

Dr. Ricard Pruna

Habría sido comprensible, en un contexto de club medianamente estructurado y gobernado con sentido común, que el responsable de los servicios médicos del FC Barcelona, el Dr. Ramon Canal, hubiera dimitido coincidiendo con la llegada de Xavi Hernández al banquillo esta semana. O bien el club no debería haber transigido con las exigencias del nuevo entrenador y de su deseo expreso de apartar del primer equipo a Albert Roca, el encargado de la preparación física en el anterior staff técnico, y Juanjo Brau, responsable del área de fisioterapia. 

Juanjo Brau será reubicado dentro del club y puede que Albert Roca vea la puerta de salida. La decisión de Xavi de traer a sus propios responsables de fisioterapia y preparación física, también ojeadores y analistas además de a su hermano como integrante de su amplio equipo, señala directamente a la dirección de los servicios médicos del club como responsable de la terrible plaga de lesiones que viene sufriendo de un tiempo a esta parte. 

Ante estas evidencias, que se han agravado y afectado a todos los tipos y puestos de jugadores, con Dembélé en la cima de un ranking demoledor, Joan Laporta no adoptó ningún tipo de medidas al respecto sobre la figura de Ramon Canal, que llegó al club en 2006 para suplir al Dr. Jordi Ardevol. Hay poco que añadir al motivo de esa continuidad, pues había ocupado el cargo de secretario general de la Conselleria de Governació de la Generalitat antes de aterrizar en el club.

Con la llegada de Rosell, que no realizó ‘limpieza’ por otros motivos que no fueran los profesionales, Ramon Canal se fue manteniendo en el puesto gracias sobre todo a su experiencia política y a la presencia clave del Dr. Ricard Pruna (foto).

Ramon Canal ha sido seguramente el responsable de los servicios médicos del FC Barcelona con menos curriculum y prestigio en el ejercicio de la medicina, ha actuado más como un director de hospital y gestor que otra cosa. De hecho, la gestión de los servicios médicos recayó eficientemente durante muchos años en el Dr. Ricard Pruna, un acierto incuestionable como se demostró no solo por el buen funcionamiento y control del primer equipo a lo largo de toda la era Messi sino también en el resto de las secciones. Sus méritos y excelente trabajo, sin embargo, nunca fueron del todo recompensados, ni por el reconocimiento del club internamente, pues Ramon Canal siempre se ha colgado todas las medallas, ni tampoco en el ámbito económico.

Además, Ricard Pruna hubo de sufrir las consecuencias de la permanente presencia del Dr. Ramon Cugat en el entorno del primer equipo impuesta por Josep Guardiola, que obligaba a sus futbolistas a pasar consulta externa por su equipo de traumatología, la mayoría de las veces en contra de criterio del Dr. Pruna. Cuando algún jugador se ponía en manos del Dr. Cugat la combinación de ese eje Canal-Cugat no solía acabar demasiado bien. 

Fueron célebres las complicaciones de lesiones relativamente leves que el Dr. Cugat aprovechaba para rentabilizar mediáticamente, una habilidad y talento que probablemente han sido superiores a su propia fiabilidad y éxitos médicos. Gracias a que Guardiola y Canal hacían pasar por el tubo a los jugadores, el Dr. Ramon Cugat llegó a cobrar una prima de un millón de euros la temporada 2009-10 como consultor externo.

Hubo y hay jugadores como Carles Puyol que dudan de cuál habría sido el resultado de sus lesiones de haberse puesto en manos de otro médico. Y no hace falta decir, por citar un ejemplo de rotundo fracaso médico, que los problemas de Ansu Fati tras su lesión de menisco tuvieron su origen en la primera y poco eficaz, por no decir, contraproducente, estrategia quirúrgica en manos del Dr. Cugat, una torpeza que el propio club se ha encargado de ocultar y reconducir con diferentes intervenciones correctivas y con el jugador en manos de doctores y fisios de un centro de Madrid que no ha trascendido.

Las denuncias continuas y el escaso espíritu de colaboración del Dr. Ricard Pruna por seguir las instrucciones de los servicios médicos provocaron que el Dr. Ramon Canal adoptase suficientes medidas y aplicase los criterios apropiados para provocarle una patente incomodidad en su trabajo, hasta que finalmente decidió marcharse. 

Si no fue  ‘bullying’ se le pareció mucho  la causa por la que decidió aceptar una de las mucha ofertas sobre la mesa y trasladar a su familia lejos de Barcelona para trabajar en el club Sharjah de los Emiratos Árabes, donde ha permanecido tranquilo y lejos de la enorme presión que sufría en el Barça intentando reparar errores de la dirección médica y de estructura de la que fue poco a poco apartado. 

Las numerosas invitaciones individuales y proyectos médicos que continuamente llegaron al club, así como el impulso a un congreso médico especializado dirigido por el Dr. Pruna inspiraron el proyecto IHUB que pretendía monetizar esos conocimientos y su amplia experiencia tras 25 años en el club. Como era de prever el Dr. Pruna fue dejado al margen sin que hoy se sepa exactamente de qué va y a dónde va a parar a inversión del club en ese ‘invento’.

Existe una evidente relación entre su marcha y el deterioro del conjunto de los servicios médicos, que incluyen la supervisión y el trabajo de fisios, nutricionistas, preparadores físicos, etc. Las consecuencias las ha pagado principalmente Ronald Koeman, sobre todo el primer equipo, convertido hoy en un hospital de guerra y un campo de minas abonado a las lesiones musculares.

Hay quien, incluso, vio una mano negra médica en la forma en que se decidió la destitución de Koeman tras la derrota en el campo del Rayo Vallecano. Al equipo le venía un calendario hasta cierto punto maquiavélico, pues debía enfrentarse en el Camp Nou al Alavés y luego viajar a Kiev, partido clave de Champions para el que estaban previstas las altas de Dembélé, Ansu Fati, De Jong y Araujo. 

Algunas fuentes consideran que si el equipo no hubiera decepcionado tanto ante el Alavés y exhibido otra cara en Kiev, dirigido por Sergi Barjuan, quizás se hubiera retrasado la negociación con Xavi hasta conducirla a un estadio de menos tensión y de mejores condiciones negociadoras. Como resultado de esa decisión de prescindir de Koeman, sin tener el recambio preparado, el equipo se salvó a duras penas en la Champions a cambio de hundirse en la Liga estrepitosamente y aún con más bajas médicas: repite Ansu y Dembélé y se suman Nico, Dest y Èric Garcia. Eso sin hacer referencia al Kun Agüero que posiblemente no juegue más esta temporada con un problema cardíaco grave sufrido en pleno partido.

Ramon Canal, el jefe de los servicios médicos que probablemente vaya a seguir escondido y callado mientras se ventilan y señalan culpablemente a su equipo, y Xavi toma el mando, incluida una oferta al Dr. Ricard Pruna para su regreso. Habría que pagar una cláusula que no sería un problema si hoy el club pudiera ahorrarse el coste de esa cúpula médica inservible además de inútil. Pero eso no pasará.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

1 comentario en «Las lesiones y Xavi dejan en ridículo al Dr. Ramon Canal»

  1. La mezcla de informacion del articulo es curiosa. No se si es desinformacion por que, conteniendo aspectos reales como el papel siempre oscuro de Cugat, que Canal es un gestor mas que un medico y que Pruna es un buen medico, la mezcla que hace de elementos tiene bastante de inventado. Es cierto que Cugat es un medico que siempre ha intervenido y normalmente de manera desleal, fundamentalmente en el Barça pero tambien en los servicios medicos de otros clubs. Es cierto que la relacion interna de los servicios medicos en los ultimos años de Pruna no era buena. Es cierto rambien lo que se desprende de que Canal no es partidario de relacionarse con la prensa o estar presente en los medios y Pruna si. No es cierto que la promocion de eventos medicos (congresos y hub) sea idea y merito de Pruna, en absoluto. Asi como es partidario de relacionarse con la prensa (que ademas le trata bien) es reticente a este tipo de actividades, nunca se ha prodigado en eventos ni en organizacion de los mismos salvo en los ultimos años. Finalmente niego la mayor. Dificilmente o en pocas circunstancias puede culparse a los servicios medicos de la incidencia aumentada de lesiones (que por cierto fue la misma estrategia que se siguio para cargar contra del Dr Ardevol en su ultimo año, por lo que intuyo que es el arma habitual en circunstancias donde hay intereses ocultos de cambios), quiza las recidivas puedan ser mas responsabilidad de medicos y fisios compartida con preparadores fisicos. Enfin, deberian hacerse los cambios sin necesidad de tener que desprestigiar a los anteriores ocupantes si no hay necesidad o, sobretodo, si no es cierto y el analisis realizado no tiene fundamento

    Responder

Deja un comentario

Noticias más leídas