Ahora sí que empieza la negociación

La negociación sobre Cataluña ya ha empezado. El primer paso ya está hecho. Los indultos aprobados por el Consejo de Ministros llevan a sus casas a los nueve políticos encarcelados después de la sentencia del Tribunal Supremo por los hechos de octubre de 2017.

El mismo Supremo, que informó en contra de estos indultos ya ha resuelto que ni hay que esperar en la preceptiva publicación al BOE para decretar la libertad para Carme Forcadell, Dolors Bassa, Jordi Sànchez, Jordi Cuixart, Oriol Junqueras, Josep Rull, Quim Forn. Raül Romeva y Jordi Turull.

Ahora, si se sigue el manual de las negociaciones, es al sector independentista el que le toca llevar a la práctica algo que sirva por el primer encuentro entre los equipos negociadores.

No esperamos un acuerdo rápido. Los buenos acuerdos son lentos, pero seguros. El que primero hay que pactar es el desacuerdo final. Con este desbrozamiento todo es más sencillo.

Pedro Sánchez sabe que se está jugando su futuro. A pesar de quienes creen que Sánchez ha perdido y que no ganará las próximas elecciones (¡¡¡faltan dos años!!!), hay que tener en cuenta que los indultos son bien vistos por tres cuartas partes de la ciudadanía catalana. En España, se acerca al 40%. Hemos visto como la derecha españolista de PP, Vox y Ciudadanos no han conseguido una fuerte protesta en la calle. En Cataluña, ha sido el sector unilateralista (CUP y una buena parte de JxCat) quién se ha mostrado contrario a los indultos. Sería una perversión, quizás, que estos independentistas prefirieran que los 9 siguieran cumpliendo la pena en la prisión y que no estén en libertad.

Pero, quizás sí que lo prefieren. Con los 9 en libertad, se los rompe el discurso. Elisenda Paluzie lo reconoció, por más que después matizó su opinión.

Ha llegado la hora de la política, que es lo que el independentismo ha reclamado desde hace tiempo. Con Mariano Rajoy se abandonó la política para judicializar un conflicto político. En manos de los jueces, el poder ejecutivo pierde cualquier movimiento y tiene que esperar la sentencia firme para indultar y volver a la política. La carencia de cultura política y jurídica de una gran parte de la clase política confunde a la ciudadanía. La separación de poderes sí que existe en España, a pesar de que algunos lo nieguen. Tanto es así que desde las instancias internacionales se ha aplaudido este indulto.

Ahora falta para ver qué pasa con los políticos que viven en Suiza, Bélgica y Reino Unido.

A pesar de todo, la negociación ya ha empezado. Y esta no se hará solo en la mesa pública entre los dos gobiernos. La buena negociación será la que se hará fuera de los focos, sin prisas. Poniendo por delante el desacuerdo del acuerdo. Y en dos años votaremos transformar la España autonomista en una España plurinacional, pluricultural y plurilingüística.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario