Unió Democràtica recibió pagos de Iberdrola a través de tres filiales de Massachusetts

La eléctrica ordenó los ingresos a la fundación Institut d'Estudis Humanístics Miquel Coll i Alentorn

Josep Antoni Duran i Lleida
Josep Antoni Duran i Lleida

Unió Democràtica de Catalunya (UDC) recibió financiación por parte de la empresa eléctrica Iberdrola, cuando la formación política dirigida estaba por Josep Antoni Duran i Lleida e integrada en la coalición Convergència i Unió (CiU), según avanza El Confidencial. Esta información apunta que Iberdrola ordenó tres pagos a favor del Institut d’Estudis Humanístics Miquel Coll i Alentorn, fundación conocida como Inehca y constituida por Unió como think tank democristiano.

Los tres pagos hechos por la compañía eléctrica española se habrían hecho en 2012 cuando el líder de CiU, Artur Mas, estaba al frente del movimiento independentista catalán liderando el proceso a favor de la independencia de Cataluña. Las tres facturas fueron contabilizadas desde tres filiales del grupo eléctrico español en Massachusetts, en los Estados Unidos.

Iberdrola ordenó a Central Maine Powr Company, Maine Electric Powe Company y Norvarco realizar tres transferencias bancarias a una cuenta de CaixaBank a nombre del Institut d´Estudis Humanístics Miquel Coll i Alentorn. Estas tres compañías, radicadas en Massachusetts y que dan servicio de electricidad a ciudadanos de Maine y Nueva York, hicieron tres pagos de 100.000 euros cada una a beneficio de la fundación Inehca.

Estos abonos, confirmados oficialmente por Iberdrola, se ordenaron desde España después de varios contactos entre Antonio Asenjo, director de Seguridad de Iberdrola, y miembros destacados del partido catalanista integrado en la coalición CiU. La documentación está vinculada a la investigación que la Audiencia Nacional está llevando a cabo para esclarecer los pagos de la compañía eléctrica al comisario de policía José Manuel Villarejo.

La misma información afirma que fuentes oficiales de Iberdrola han corroborado los pagos «de tres sociedades de los EEUU con destino a España». Según su versión, la orden fue dada por José Antonio del Olmo, el contable que se ha convertido en el testigo clave del caso Villarejo. La compañía sostiene que Del Olmo siguió la indicación de «la abogada de temas corporativos, quienes no había informado de la operación a los responsables de los servicios jurídicos de Iberdrola».

Esta abogada fue María de la Torre, persona de confianza de Fernando Becker, en aquel momento mano derecha del presidente, Ignacio Sánchez Galán. Algunas fuentes apuntan que De la Torre aplicó las instrucciones recibidas desde los altos mandos de Iberdrola. Becker, que fue responsable del Departamento Financiero, de Recursos Humanos, de Relaciones Institucionales y vicepresidente de la Fundación Iberdrola, ha declinado hacer ningún comentario sobre esta información. El directivo dejó el grupo el febrero de 2018.

Iberdrola ha declinado aclarar como funcionó la cadena de mandos para que el dinero de las tres filiales de Massachusetts fueran a una fundación catalana adscrita a UDC, argumentando que ninguno de estas personas está ya en la compañía. Otras fuentes indican que se solicitó la devolución de los 300.000 euros a la fundación del partido de Duran i Lleida una vez que la unidad de control de «Iberdrola USA alertó sobre la posible disconformidad a derecho de la operación a los responsables jurídicos internos tanto de los EEU como de España».

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides