Estalla la “guerra”: Tusquets acusa a Laporta de ser antibarcelonista

El presidente de la Gestora responde a las amenazas del candidato acusándole también de “ignorante”

La guerra entre Joan Laporta y Carles Tusquets ya ha estallado en toda su dimensión. A la carta enviada por el candidato al presidente de la Gestora, amenazadora, desafiante y prácticamente al linde de la querella, la respuesta de Tusquets no se ha quedado corta, tildando al expresidente de ignorante y prepotente, además de obstruir el refuerzo de Eric Garcia, una gran oportunidad para el club que posiblemente se pierda por su culpa e irresponsabilidad. Un enfrentamiento anunciado desde que Laporta, furioso por el aplazamiento electoral del 24 de enero al 7 de marzo, convirtió a Tusquets en el blanco de su ira y de su mal perder habitual. 

La tensión hará subir la temperatura de estas elecciones porque Laporta empieza a necesitar excusas para seguir primero en las encuestas. Debido a que su estrategia espumosa tiende a debilitarse y a provocar que la memoria histórica de su pasado acabe emergiendo, Laporta considera y teme que de aquí a un mes largo sus opciones no sean tan indiscutibles como hoy lo parecen.

Como había adelantado EL TRIANGLE, la carta dirigida por Laporta había provocado un profundo malestar en quien, de hecho, es ahora el presidente del FC Barcelona. Tusquets encajó el ataque con frialdad, terminó su trabajo en la reunión del martes pasado, fijó la nueva fecha y el acuerdo con Correos para el voto a distancia y resuelto el no fichaje de Eric Garcia, al menos de cara a la galería, respondió a Laporta en términos duros.

 

EL NO FICHAJE

Aunque Ronald Koeman y el cuerpo técnico pidieron a Carles Tusquets un refuerzo antes del límite del mercado de invierno, Laporta se cerró en banda pidiendo a Tusquets que “se abstenga de efectuar actos de disposición económica que comporten un incremento de la deuda y/o gastos del club y más concretamente del gasto en nóminas deportivas, realizando cualquier operación sobre jugadores que obliguen al club, en el presente o en un futuro cercano, así como el perfeccionamiento o renovación de contratos de cualquier tipo, dado que todas estas actuaciones corresponden a la junta directiva que resulte ganadora del proceso electoral (…) y, de no ser así, su actuación será susceptible de causar graves perjuicios tanto al FC Barcelona como a los actuales candidatos proclamados y se evidenciaría una actuación negligente, obstruccionista y dolosa y en contra de los intereses del club, siendo responsable en exclusiva de los mismos la Comisión Gestora, a quien haríamos directa y solidariamente responsable de los resultados económicos del FC Barcelona durante este periodo, juntamente con quien corresponda”. 

Alusión directa a la posibilidad de dejar atado el fichaje de Eric Garcia. En su respuesta, Tusquets le recuerda que “que si la Comisión Gestora no ha procedido a la firma del citado contrato, en ningún caso habrá sido a causa de sus injustas y desconsideradas amenazas, sino más bien a causa de una muestra de responsabilidad y elegancia de permitir –esperemos que siga siendo posible- que sea el presidente electo del club quien adopte en su momento la decisión que considere más adecuada sobre esto, aunque quien esto suscribe considera que, pensando estrictamente en los intereses del club, firmar a este jugador habría sido lo más adecuado, tal como me trasladaron los otros dos candidatos a la presidencia, los señores Víctor Font y Toni Freixa, quienes se manifestaron públicamente en este sentido, postura ésta, la de anteponer los intereses del FC Barcelona a sus intereses electorales particulares (pero legítimos al fin y al cabo), a la que le invito a sumarse”. 

Y le aclara, en este sentido, que “la función principal, que no única, de la Gestora es la convocatoria de elecciones” pero también “debe ejercer las funciones de gobierno, administración y representación que competen a la junta directiva, efectivamente limitadas a los actos necesarios e imprescindibles para el mantenimiento de las actividades normales del club y a la protección de sus intereses. A la vista de este redactado, es evidente que corresponde a la Gestora valorar si el acuerdo que hay que adoptar es necesario (la contratación de este jugador parece que lo era, sobre la base de los informes técnicos que hemos recibido) e imprescindible (condición que parece que también se da al estar en el periodo en que ya puede firmar contrato con el Barça y antes de poder firmar con otro club que –nos consta- le ha podido hacer una oferta)”. Una clara insinuación de que Laporta es anti-barcelonista por oponer los intereses personales y electoralistas a los del club.

 

SALTARSE LA LEY

Carles Tusquets no duda en calificar de ‘amenazas’ el contenido del mensaje de Laporta, donde también le exige una serie de condicionantes para la celebración de las elecciones, todas ellas en la dirección antidemocrática de su candidatura, que no habría habilitado el voto por correo pero que sobre todo habría permitido votar el día 24 de enero, pese al confinamiento municipal, porque, según él, bastaba con una declaración de autorresponsabilidad para facilitar la movilidad. 

Dicho de otro modo, Laporta hubiera deseado y permitido que los socios del FC Barcelona se saltaran la ley, muy en su línea de tantos años de desobedecerla, sobre todo en lo que hace referencia a los estatutos del FC Barcelona.

Al respecto, Tusquets manifiesta que “toda la tarea que el club realiza tiene un principio irrenunciable que es la protección de la salud de nuestros socios y socias, y de su derecho de sufragio, siendo en este caso secundarios los deseos –siempre legítimos, eso sí- que puedan tener los candidatos en este proceso, y es por este motivo que no tengo más que lamentar que usted no entienda las razones que obligaron a la Comisión Gestora a aplazar la jornada electoral”.

Y le aclara que no fue el club quien decidió implementar el voto por correo sino la Generalitat, ante la necesidad “de desarrollar mecanismos alternativos (que no sustitutivos) de voto”. Sobre el conjunto de las ‘órdenes’ de Laporta dirigidas por carta al club, ha respondido que “no era preciso ni necesario hacernos ningún requerimiento y mucho menos plantear ninguna amenaza por la sencilla razón que la Gestora que presido tiene muy claras sus obligaciones, funciones y atribuciones”. 

Y añade: “Por tanto, lo emplazo a que a partir de este momento para que se abstenga de requerir o amenazar a esta Comisión Gestora en la búsqueda de decisiones que usted considere que pueden convenirle bajo la apariencia de ser necesarias para el club, con independencia del hecho de que, quizás es bueno que le recuerde, la competencia sobre el proceso electoral y su desarrollo corresponde a la junta electoral del club”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides