Educación no da marcha atrás y el curso escolar vuelve a pesar de las peticiones de atraso

Durante el mes de enero se hará un cribado a los 170.000 profesionales que trabajan en los centros escolares catalanes

A pesar de la presión de expertos que han pedido retrasar la vuelta a las aulas por el contexto epidémico, el Govern ha decidido sacar adelante su idea de comenzar el curso escolar en Cataluña este lunes. Algunos sindicatos también han pedido el atraso. Tampoco ha hecho repensar a Educación que en algunos países europeos hayan empezado a cerrar los centros educativos por la tercera ola y por la llegada de la nueva variante británica del virus.

El Govern mantiene que la escuela es segura. Así, volverán a las aulas más de un millón doscientos mil alumnos de educación obligatoria. Eso sí, lo harán unos días más tarde de lo previsto, después de que Salud recomendara retrasar del día 8 al 11 la reanudación después de Navidad. Educación recuerda que en el primer trimestre de curso, 4 de cada 5 alumnos no han dejado de ir a la escuela. Y 9 de cada 10 docentes no han tenido que pasar ningún confinamiento.

En Cataluña no está sobre la mesa el cierre, al menos por ahora, según aseguró hoy el consejero Josep Bargalló que ha defendido que sólo tendría sentido contemplarlo en caso de que hubiera un confinamiento más severo.

En cuanto al debate sobre la afectación de la nueva variante entre los menores, el consejero ha asegurado que es una cuestión no resuelta en el ámbito internacional y que por ahora no hay datos suficientes para determinar que sea necesario un cierre de las aulas.

La ola de frío que sacude Cataluña estos últimos días y que se intensificará la próxima semana es también una preocupación en las escuelas, obligadas a ventilar para prevenir los contagios. El consejero Bargalló ha asegurado que esta semana los centros recibirán nuevas instrucciones para equilibrar el confort térmico con la necesaria ventilación. «Sólo hay que ventilar unos minutos cada hora, y puede coincidir con el cambio de clase», explicó.

Por otra parte, dentro de la estrategia de control de la pandemia, los Departamentos de Educación y de Salud comenzarán un cribado a todos los profesionales que trabajan en centros educativos para hacer más seguro el retorno. Las pruebas, que se realizarán de forma progresiva y escalonada, se realizarán a las cerca de 170.000 personas que trabajan en los centros escolares, desde el personal docente a administrativos, pasando por personal de atención educativa, monitores de comedor o servicio de limpieza. Se harán tanto en centros públicos como concertados y privados, guarderías municipales y privadas, centros de educación especial, de formación profesional y escuelas de adultos. Está previsto que se hagan a lo largo del mes de enero.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides