La paga extraordinaria no detiene las quejas de los sanitarios

Médicos, enfermeras y entidades de defensa de la salud pública exigen un cambio de modelo y que se reviertan los recortes hechos por el gobierno de Artur Mas
Protesta de sanitarios en defensa de la salud pública
Protesta de sanitarios en defensa de la salud pública

La paga extraordinaria que ingresará el Departamento de Salud a los sanitarios del sector público en Cataluña por su trabajo durante los momentos más duros de la pandemia de la Covid-19 no ha detenido las quejas y reivindicaciones del sector. Al revés, nunca se había producido una coincidencia tan amplia entre los diferentes colectivos implicados en la atención sanitaria. Médicos, enfermeras, gestores de hospitales y asociaciones ciudadanas de defensa de la salud publica han emitido comunicados y anunciado movilizaciones exigiendo un cambio de modelo y que se reviertan los recortes aplicados por el gobierno de Artur Mas y su consejero de Salud, Boi Ruiz.

Es muy significativo de la nueva situación creada que Jaume Padrós, presidente del Colegio de Médicos de Barcelona y exdiputado de Convergencia Democrática en el Parlamento de Cataluña, sea una de las voces que protagonizan esta protesta contra la gestión de la sanidad. Padrós presentó, este jueves 11 de junio, un manifiesto firmado por el colegio que preside, por el Consejo de Colegios de Enfermeras y Enfermeros de Catalunya y por la Sociedad Catalana de Gestión Sanitaria, en el que se exigen "reformas urgentes" del sistema y se amenaza con una "rebelión de batas blancas", si no se hace caso a sus exigencias, que incluyen mejoras salariales y laborales de los trabajadores de la salud, reformas de los equipamientos hospitalarios y una revalorización del papel de los servicios de atención primaria.

El potente sindicato Metges de Catalunya ve con buenos ojos la paga anunciada por la consejera de Salud, Alba Vergés, y la considera una primera señal de la voluntad del gobierno "para mejorar las pésimas condiciones salariales de los facultativos y revertir los recortes que se arrastran desde 2010" pero teme que sea "un hecho aislado". Sanitàries en lluita la ha calificado como una "paguita ridícula y clasista", porque oscila entre 350 y 1.350 euros en función de la categoría laboral de quienes la recibirán e insiste en que "los trabajadores de la sanidad consideramos prioritario luchar por la sanidad pública y universal y recuperar los salarios que recortaron hace diez años".

El Fòrum Català d'Atenció Primària (FOCAP) afirma que "las profesionales no queremos ninguna paga extra, queremos trabajar en condiciones dignas, con contratos estables, con personal suficiente, en centros capaces bien dotados. Ahora bien, si quieren premiar el esfuerzo, que no nos separe por estamentos. Todas nos hemos expuesto, entre todas hemos salido adelante". En términos similares se ha manifestado la Marea Blanca de Cataluña y los sindicatos UGT, CCOO y CATAC. "No queremos compensaciones. Queremos lo que nos deben", reclama este sindicato, que desde hace meses convoca concentraciones semanales ante los hospitales para que Salud devuelva a los trabajadores sanitarios el 5% del salario que les fue retirado a raíz de los recortes. UGT ha convocado concentraciones ante los centros de trabajo para protestar contra "el clasismo" de la paga. La paga de Vergés no solo no hará suspender las protestas de los sanitarios sino que, en algunos casos, las ha fomentado.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides