Adú

Es una de aquellas películas que te ayudan a entender cómo es nuestro mundo y cómo funciona. Con la ventaja de que puede atraer a un público más amplio que el que sigue las cuestiones que se exponen en 'Adú' a través de documentales o las redes sociales. Adú es un niño de unos seis años que tiene que huir de su casa, en Camerún, con su hermana mayor. Han sido testigos de como unos cazadores furtivos mataban a un elefante para comercializar sus colmillos. Su historia se mezcla con la del responsable de una ONG que defiende a estos animales y con la de unos guardias civiles a quienes se acusa de matar a un inmigrante de la República Democrática del Congo cuando intentaba saltar la valla de melilla.

A pesar de ser el producto de un gran grupo audiovisual como Mediaset y de contar con el apoyo del gobierno español no estamos ante una mera película comercial que quiere explotar los nombres de los protagonistas famosos – Luis Tosar y Ana Castillo– y reducir al máximo la crítica política. No es tampoco, claro está, la película que firmaría una ONG crítica con la gestión de la política migratoria española y europea. Pero sí que pone imágenes, nombre, cara y ojos a las personas y escenarios donde tiene lugar una de las injusticias más graves que arrastra nuestra sociedad: el desequilibrio económico enorme y creciente entre las dos orillas del Mediterráneo.

El director de la película, Salvador Calvo, le puso el nombre de 'Adú' en referencia a un niño, 'Adou', que el mundo conoció porque intentó cruzar la frontera entre Marruecos y España, en Ceuta, escondido dentro de una maleta.

El casting para encontrar protagonista duró meses. El tiempo que dedicaron a esa tarea valió la pena. Os enamoraréis de Adú cuando lo descubráis en la pantalla. Y cuando lo veáis en la última escena de la película os preguntaréis qué se ha hecho del Adú de verdad, del niño que fue artista durante unos meses y que ahora vuelve a estar en su casa.

Ni Marvel, ni Star Wars, ni series sin ton ni son de Netflix. Id a conocer a Adú al cine que tengáis más a mano. Y si algún día os hacen una encuesta telefónica sobre qué cuestiones os preocupan más, colocad el futuro de niños como él arriba de todo de vuestra lista.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario