El manifiesto de la esperanza del Partido Laborista en unas elecciones que cambiarán la historia europea

Unas elecciones de las que pasan una vez en la vida. El Reino Unido votará el 12 de diciembre para decidir el destino del Brexit y su futuro. Por un lado, los conservadores del primer ministro Boris Johnson con un único mensaje martilleando: get Brexit done. Una letanía en busca de la mayoría en apoyo del acuerdo con la UE firmado en octubre, un Brexit duro que quiere desregular el Reino Unido para llevarlo a la órbita de los EE.UU.. El Partido Laborista de Jeremy Corbyn, en cambio, lucha por mantener la Gran Bretaña anclada en Europa con un referéndum entre un Brexit suave y la pertenencia a una UE en qué rl Labour está dispuesto a "liderar el cambio", tal como se dice en el Manifiesto de la esperanza, presentado hace poco.

El manifiesto incluye el programa de inversiones más grande de los tiempos modernos, el final definitivo de la austeridad y una transformación completa del sistema económico,social e institucional del Reino Unido. Propuestas ambiciosas, parcialmente financiadas a partir de la deuda y en parte por un aumento de impuestos sobre los beneficios empresariales y el 5% más rico de la población: desde una revolución industrial verde hasta un fondo público de 400.000 millones, que crearía un millón de puestos de trabajo en las áreas deprimidas del país y reduciría las emisiones de CO2 para 2030, hasta el final de la austeridad de una década de recortes, refinanciar el Sistema Sanitario Nacional, con un aumento del 5% a todos los empleados públicos y bloqueando el aumento de la edad de jubilación.

El Labour también creará un Servicio Educativo Nacional para garantizar la educación gratuita desde el nacimiento hasta la edad adulta, con la abolición de las tasas universitarias, el fortalecimiento de los servicios de acogida y el aprendizaje a lo largo de la vida para adultos. Pero la parte más avanzada es el de las condiciones de trabajo. A las propuestas
bandera de 2017 del salario horario mínimo a 10 libras y de la abolición de los contratos de cero horas, se añade la reducción de la jornada laboral con el mismo salario para llevar la semana laboral a 32 horas en una década y un plan que prevé una cuota de hasta un 10% de las grandes empresas de propiedad colectiva de los empleados (que recibirán dividendos anuales). Los trabajadores podrán decidir qué producir y sacar provecho de ello.

La propuesta de ofrecer una red de internet superràpida a todo el país para 2030 también es transformadora; se nacionalizará una parte de British Telecom y se reducirá la brecha digital entre las regiones y los ciudadanos. El Labour quiere nacionalizar los ferrocarriles, las oficinas de correos, el agua y la energía, y promete un plan de vivienda social masiva con la construcción de un millón de viviendas en una década, para reducir a cero las personas sin hogar en cinco años. Finalmente, la seguridad de todos los edificios, para no ver más incendios como el de la torre Grenfell.

Son significativas las reformas constitucionales que prevén la abolición de la Cámara de los Lores y una Convención constitucional integrada por ciudadanos para reorganizar las instituciones democráticas del Reino Unido. Hay, entre líneas, luz verde para un nuevo referéndum sobre la independencia escocesa, a pesar de que no en los "primeros años" del gobierno. El Labour ofrece al país una forma democrática de permanecer en la UE y una solución rápida. Johnson no dice que la aprobación de su acuerdo será el inicio de un nuevo proceso de negociación para redefinir las relaciones comerciales con la UE que puede durar años. Corbyn propone que se resuelva la cuestión de aquí a seis meses con un nuevo referéndum en el que anunció que como primer ministro se mantendría neutral. podrían votar los jóvenes de 16 años y todos los residentes en el Reino Unido, incluidos los ciudadanos europeos, en la extensión más grande del sufragio durante generaciones.

Pero quizás es en política internacional donde un gobierno de Corbyn podría dejar la huella más importante. Desde el fin de la venta de armas a Arabia Saudí hasta el reconocimiento inmediato de Palestina, un gobierno laborista podría lanzar procesos transformadores de dinámicas políticas globales, utilizando la influencia de ser la quinta economía mundial. Un gobierno laborista del Reino Unido establecería bases importantes tanto para acabar con la era neoliberal de treinta años como para empezar a construir un orden planetario más justo.

La Europa progresista así lo tiene que desear.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario