La entrada de ex-comandantes militares a las listas de Vox ha provocado malestar en los cuarteles

Reproducir vídeo

La incorporación que ha hecho Vox de cuatro generales que ya no están en activo en sus filas ha provocado que dentro de los cuarteles se haya generado un agrio debate entre quienes defienden la neutralidad de los militares en todo aquello que huela a política y quienes creen que los militares también tienen que participar activamente en la gobernabilidad de todas las instituciones. Justo es decir que la olla ha perdido unos puntos de presión por el hecho que los sondeos apuntaban unos resultados mejores de los que ha acabado sacando para el partido de la ultraderecha, puesto que diferentes estudios demoscópicos llegaron a situar el partido de Santiago Abascal alrededor de los 40 diputados.

A nadie se le escapa que las fuerzas armadas son una institución marcadamente conservadora, aquí y prácticamente en todo el mundo. En España, a pesar de que han pasado más de cuarenta años (43) de la muerte del general Franco, en el imaginario colectivo todavía quedan manchas de la pátina que el dictador impregnó en el estamento militar durante sus casi 40 años al frente del Estado y, por supuesto, en su papel de generalísimo. Como anécdota, es un hecho verídico que años después de la muerte de Franco y entrada la década de los años 80 del siglo pasado en algunos despachos de estamentos militares todavía lucía la fotografía del dictador, y en algunos casos en formato más grande que la foto del rey Juan Carlos I.

Tanto desde los diferentes gobiernos centrales como desde dentro de la misma institución militar se ha intentado, durante las últimas décadas, ir modelando y puliendo una imagen de unas fuerzas armadas españolas modernas y, sobre todo, alejadas de las batallas políticas.

Así, a pesar de la insistencia desde los más altos mandos de que los militares no tienen que entrar en política, ha habido casos en los cuales algunos uniformados se han posicionado a favor o en contra de algún aspecto político. De hecho, uno de los últimos casos y más mediáticos ha sido el de quien fue el máximo responsable uniformado de las fuerzas armadas españolas, el general José Julio Rodríguez. Este general del Ejército del Aire que fue jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) del 2008 al 2011 con el gobierno del socialista José Luis Rodriguez Zapatero, pasó ante la estupor de toda la milicia a formar parte de Podemos cuando colgó el uniforme.

LEE EL ARTÍCULO COMPLETO EN LA EDICIÓN EN PAPEL DE EL TRIANGLE DE ESTA SEMANA

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Noticias relacionadas

Hoy destacamos

Deja un comentario

Notícies més llegides