Ada Colau llena los bolsillos del conde de Godó y de Antonio Asensio

Entre los años 2015 y 2018, el Ayuntamiento de Barcelona se ha gastado 54,4 millones de euros en publicidad en los medios
Ada Colau

Llegó al Ayuntamiento como la alcaldesa del cambio y, cuatro años después, su balance es absolutamente decepcionante. Uno de los capítulos que Ada Colau prometió en la campaña del 2015 que cambiaría, si ganaba, es la política de reparto de la publicidad institucional, que su antecesor en el cargo, Xavier Trias, había concentrado en los dos grandes grupos mediáticos de Barcelona, La Vanguardia (Grupo Godó) y El Periódico (Grupo Z), para que lo trataran como un reyezuelo.

Ada Colau, asesorada por un grupo de periodistas afines al movimiento de los Comunes y de Podemos, se comprometió a apoyar desde el Ayuntamiento a los medios de comunicación alternativos y de izquierdas, con el objetivo de romper el duopolio mediático de los grupos del conde de Godó y de Antonio Asensio y diversificar la oferta y la agenda informativas. A la hora de la verdad, las buenas palabras se las ha llevado el viento y la alcaldesa ha hecho una política publicitaria muy parecida a la de CiU, como demuestran los datos que figuran en el Portal de la Transparencia del Ayuntamiento de Barcelona, a las cuales ha tenido acceso EL TRIANGLE.

Entre los años 2015 y 2018, ambos incluidos, el Ayuntamiento se gastó un total de 54,4 millones de euros en publicidad. De esta cantidad, a los medios de comunicación solo llegaron, en realidad, 43,7 millones de euros, puesto que más de 10 millones fueron a parar a empresas externas para pagar los gastos de producción de los anuncios y la tramitación y seguimiento de las inserciones publicitarias.

Borrachera de dinero

Más de la mitad de la inversión en publicidad del Ayuntamiento presidido por la alcaldesa Ada Colau se ha destinado a llenar los bolsillos de los editores del Grupo Godó y Grupo Z. Esto queda muy claro si analizamos, por ejemplo, los datos del año 2018 que figuran en el Portal de la Transparencia.

El año pasado, el Ayuntamiento de Barcelona se gastó 14,1 millones de euros en el capítulo publicitario, de los cuales 9,6 millones fueron a parar a las empresas de medios de comunicación. Pues bien, el Grupo Godó y el Grupo Z recibieron, en conjunto, 5,2 millones de euros, el equivalente al 54% de todo este pastel.

Las inyecciones de dinero público municipal a estos dos grandes grupos mediáticos se hacen por varias vías, no solo a través de sus cabeceras más emblemáticas, La Vanguardia y El Periódico. Los contenidos publicitarios también son variados y van desde los anuncios formales, los banners y los patrocinios a los informativos redaccionales de pago.

Durante el año 2018, el Grupo Godó ingresó un total de 2,8 millones en publicidad del Ayuntamiento de Ada Colau: 407.421 euros por inserciones en la emisora RAC1; 25.005 euros a RAC 105; 813.642 euros por publicidad en la web de La Vanguardia; 51.618 euros en la web de Mundo Deportivo; 1.139.118 euros a la edición en papel de La Vanguardia; 102.368 euros a la edición impresa de Mundo Deportivo; 257.279 euros por el suplemento semanal Què Fem y 38.349 euros a la televisión 8 TV.

El Grupo Z, por su parte, recibió el año pasado 2,4 millones de euros de publicidad municipal. Las vías de entrada también son diversas, como en el caso del Grupo Godó: la página web de El Periódico ingresó 922.294 euros del Ayuntamiento; la edición en papel del diario que dirige Enric Hernández, 1.072.492 euros; la web del diario Sport, 46.939 euros; la edición impresa de este diario deportivo, 117.368 euros; además, el suplemento semanal On Barcelona que publica El Periódico fue premiado con 271.282 euros.

Muy lejos de este duopolio mediático que acapara la publicidad municipal encontramos, en tercer lugar, al diario Ara, que preside el empresario Ferran Rodés, que el año pasado se llevó del Ayuntamiento más de 250.000 euros. Por un lado, la versión digital Ara.cat recibió 67.882 euros; el Aracriatures, 3.254 euros; el diario en papel Ara, 90.487 euros; el suplemento impeso Ara Criatures, 9.493 euros y el suplemento cultural Ara Play, 85.858 euros más.

La alcaldesa se enfada

Lo más demencial de todo este asunto es que la alcaldesa Ada Colau, después de llenar los bolsillos de los grandes editores de la ciudad, se considera maltratada por los medios de comunicación que ella misma ha decidido engordar con el dinero público del Ayuntamiento. Pensaba, ingenuamente, que con las generosas inyecciones de publicidad que ha hecho estos últimos años a los grupos Godó y Z tendría “buena prensa” y que, de este modo, el próximo 26-M tendría la reelección en el bolsillo.

En un video colgado la pasada semana en YouTube, Ada Colau se quejaba amargamente del poco eco mediático que había tenido el acto El amor gana al odio, celebrado en Barcelona para contraprogramar la concentración de Vox en la avenida María Cristina. También criticaba abiertamente a La Vanguardia por haber destacado en la portada del diario la reprobación que recibió de los grupos de la oposición en el último pleno municipal y que, en cambio, no resaltara la medida de ofrecer tratamientos odontológicos a precios rebajados.

 

(Visited 240 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario