La Generalitat sigue confiando en Deloitte

La empresa en la que colabora David Madí obtiene los cuatro lotes de un contrato del CTTI por 66 millones (más IVA)
david madi
david madi

La consultora Deloitte se ha visto involucrada en los últimos tiempos en sonados escándalos en España. Su división de auditoría, la más importante, ha sido acusada de hacer la vista demasiado gorda con las cuentas de Bankia y de Abengoa y de actuar de manera poco ética y profesional en complicidad con los responsables de estas dos corporaciones, ayudándoles a camuflar las colosales deudas que acumulaban… hasta que se ha destapado el pastel. Por eso, las grandes empresas españolas han dejado de confiar en Deloitte y le están cancelando los contratos de auditoría por la mala imagen que esto da.

Pero Deloitte tiene un tesoro en Barcelona: David Madí, el ex-secretario de Comunicación de la Generalitat y hombre de la máxima confianza del ex presidente Artur Mas, que forma parte del staff de la filial de esta consultora norteamericana en la capital catalana desde que abandonó la actividad pública. Gracias a los buenos oficios de David Madí, la filial de Deloitte en Barcelona marcha como un tiro y no para de obtener jugosos contratos de la Generalitat y, en especial, del Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI), un organismo dependiente de la consejería de Empresa y Conocimiento que dirige un satélite de Artur Mas, el consejero Jordi Baiget.

En el DOGC del pasado día 28 de octubre tenemos una nueva muestra. El CTTI ha adjudicado un etéreo concurso por el sistema de «regulación armonizada» (?) por un valor de 66 millones de euros (más IVA). Poca broma. La descripción del contrato es todo un poema que da risa, por no llorar: «La realización de servicios de apoyo a la gestión de las tecnologías de la información y la comunicación (en adelante TIC), alcanzando los ámbitos de definición, seguimiento, control y operación de todos los procesos relacionados con la necesidad, construcción, provisión y explotación de las TIC para la Generalitat de Cataluña y su sector público. Este servicio de apoyo es lo que denominamos governanza delegada«.

En estos tiempos de penurias presupuestarias, 66 millones (más IVA) es mucho dinero y más para gastarlo en «governanza delegada». Pues bien, la filial catalana de Deloitte se ha llevado los cuatro lotes del concurso del CTTI, eso sí, compartiendo este festín con otras consultoras que poco a ver tienen con las TIC, como Ernst & Young o PricewaterhouseCoopers.

El flamante nuevo director de la Oficina Antifraude, Miguel Ángel Gimeno, tiene mucho trabajo, si quiere, en el CTTI. Pero tendrá que entrar con una máscara antitóxica.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides