Una empresa israelí intoxica a centenares de trabajadores catalanes

Eden Springs forma parte de la lista de boicot internacional por su rapiña en los territorios ocupados
Título de la imagen
Título de la imagen

La campaña BDS (Boicot, Desinversiones, Sanciones), que promueve la presión económica contra el Estado de Israel en protesta por la ocupación y la colonización de los territorios de Cisjordania y de los Altos del Golán conquistados durante la guerra de 1967, tiene señalada la empresa Eden Springs -dedicada a la comercialización de agua embotellada- como uno de sus objetivos. El motivo es que Eden Springs se aprovecha de los manantiales incautados en los Altos del Golán, territorio que pertenecía a Siria, para hacer negocio. Esta zona de conflicto ha sufrido, por la fuerza de las armas, un dramático éxodo de sus habitantes, convertidos en refugiados, y su sustitución por colonos judíos.

Gracias a la sensibilización de la campaña BDS, muchos centros universitarios y empresas de toda Europa se han negado en redondo a consumir las bombonas de agua que comercializa Eden Springs. Ahora, Eden Springs acaba de protagonizar un gravísimo episodio de contaminación en el Área Metropolitana de Barcelona, con 700 afectados computados.

En los últimos días, centenares de trabajadores de empresas que tienen instaladas las bombonas de Eden Springs en sus dependencias han sufrido una fortísima intoxicación, con vómitos, diarreas y fiebres altas, y muchos de ellos han tenido que ser atendidos en centros hospitalarios. La filial Eden Springs España SA, que tiene su sede en L’Hospitalet de Llobregat, ha procedido a la retirada de un total de 6.158 garrafas contaminadas. El agua embotellada procedía, en este caso, del manantial de Arinsal, en Andorra.

Según informa la empresa israelí, en el Área Metropolitana de Barcelona tiene un total de 925 clientes. Los trabajadores afectados por este brote agudo de gastroenteritis pertenecen a compañías como Deloitte, Benkiser o Thibsted, que tienen contratados los servicios de Eden Springs.

Además de las garrafas de Eden Springs, la campaña BDS también promueve el boicot contra productos israelíes que se fabrican en los territorios ocupados de Palestina, como los fármacos genéricos Teva, los cosméticos Premier, las maquinitas Epilady o los juguetes de Imaginarium. El llamamiento al boicot se hace extensivo a empresas que colaboran con el Gobierno israelí como Hewlett Packard o la maquinaria Caterpillar, que se utiliza para destruir las casas de los palestinos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides