Un verano sin Coca-Cola

Los trabajadores que han declarado la guerra a la multinacional serán los primeros en llegar hasta el final en un conflicto laboral en España
coca cola 1 maig
coca cola 1 maig

«Mañana traéis agua fresca que hará calor, pero nada de marcas explotadoras» o «Yo antes tomaba Coca-cola Cero, ahora tomo cero Coca-cola», son mensajes pescados de las redes sociales, de personas que apoyan al boicot promovido por los trabajadores en lucha contra la dirección de la empresa de la marca de bebidas. Hace 19 meses que se declararon en huelga y plantaron un campamento ante el centro embotellador que la multinacional tiene en Fuenlabrada. La Justicia les ha dado la razón, pero la dirección de la empresa no ha acatado, de momento, la última de las sentencias emitida por el Supremo, contra la cual ya no hay posibilidad de interponer recurso y de seguir alargando el proceso. «No puede beber Coca-Cola nadie que se sienta trabajador en este país», exclamaba un empleado, el 20 de junio en un acto de GanemosCCOO en Madrid.

Hartos de luchar contra una de las marcas que más beneficios genera y contra campañas de publicidad que tapan cualquier acción reivindicativa, los trabajadores de Coca-cola en lucha han aprovechado la llegada del verano para promover el boicot a todas las marcas de la multinacional. Al amparo de la etiqueta ‘Verano sin Coca-cola’ y ‘Terrazas sin Coca-cola’, esperan que la campaña llegue a todos los rincones del país y que la medida de presión empuje a la empresa a cumplir la sentencia del Supremo.

Este último llamamiento al boicot no es más que un impulso a la campaña que los trabajadores promueven desde el año pasado. Alberto Pérez, miembro del comité de empresa de Coca-cola en lucha en Fuenlabrada, explica a EL TRIANGLE que la acción funciona. «Es un boicot importante. Ellos mienten descaradamente cuando emiten comunicados que dicen que todo funciona correctamente, pero es una normalidad aparente. Ellos tienen que proteger las cuentas de la empresa y cada vez dicen algo, pero no nos engañan más. La planta no está abierta», asegura el sindicalista desde el campamento de los huelguistas a las puertas del centro embotellador madrileño.

Los trabajadores en lucha quieren aprovechar el cambio de dirigentes políticos en muchos ayuntamientos después de las municipales del 24-M para que los apoyen y colaboren con las medidas de presión a la multinacional. «El boicot pretende movilizar a la gente de las redes y las ciudades donde queremos capitalizar el proceso de información. Recientemente hemos estado con Zaragoza en Común y nos han tratado muy bien. Aprobarán mociones a favor de nuestros derechos laborales y echarán una mano para que la compañía reaccione», explica Pérez, quien ya ha intentado ponerse en contacto con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, con el mismo objetivo que en Zaragoza. El sindicalista habla «de entrar en instituciones que antes estaban vetadas». «Ahora se nos abre un abanico de posibilidades de boicot espectacular. Iremos a todas las ciudades donde se consuma esta marca», añade.

Las cifras del boicot
La red de informadores que los huelguistas ha tejido en algunas zonas de influencia les ha comunicado que actualmente las ventas de Coca-cola en la zona central de la Península han caído entre un 8% y un 11%. En marzo, esta bajada se situaba en un 17%. «Una de las consecuencias que se puede apreciar de este boicot es que la compañía ha sacado un nuevo formato con más capacidad. Así aumentan la cantidad vendida y pueden compensar la caída de ventas», explica Pérez. «Otra manera que tiene la empresa de hacer frente al boicot es la publicidad, cuanto menos venden más incrementan las campañas. Nos invaden con anuncios e imágenes que transmiten una realidad que no es, porque notan las bajas ventas entre su público y sus canales de distribución», añade.

El cierre parcial de la planta embotelladora de Fuenlabrada, que distribuía el 52% de la producción de Coca-cola en todo España, la más importante del país y la segunda más grande de Europa, ha hecho, según explican desde el comité de empresa, que la multinacional traiga refrescos embasados desde la India. También hacen constar que buena parte de las bebidas de la marca, que incluye Fanta, Nestea, Aquarius y AquaBona, además de la mencionada Coca-cola, se producen en Portugal y en Bélgica.

LEE EL REPORTAJE COMPLETO EN LA EDICIÓN EN PAPEL DE ‘EL TRIANGLE’ DE ESTA SEMANA

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides