Vía libre para Miquel Iceta

Elena deja el PSC y no se divisan alternativas capaces de enderezar el rumbo
Mario Conde
Mario Conde

Hace tres días que se desató el caos en la sede del PSC, causado por la decisión de Pere Navarro de dejar de comandar una nave a la deriva que no ha sabido dirigir. Desde entonces los dirigentes, cómo ha descrito el líder de los críticos con la dirección, el diputado Joan Ignasi Elena, «estamos hablando unos con otros para ver cómo son las miradas de todo el mundo». Pero como hasta el momento ningún díscolo ha dado el paso adelante, el partido sigue enrocado con un discurso y una ideología que siguen la dirección que llevaba el de Terrassa.

El PSC está peor que estaba, sin liderazgo. Elena, que estaba pendiente de los movimientos internos para saber si podía muscular una alternativa a la actual dirección, ha anunciado este miércoles que abandona el partido. El dirigente del corriente ‘Avanzamos’ ya se presentó hace dos años a un proceso congresual y salió malparado. Esta vez se ha visto incapaz de consensuar una alternativa capaz de hacerse con los principales despachos de la calle Nicaragua de Barcelona.

Elena considera que los problemas del PSC no tienen que ver con quién está de primer secretario sino con una cuestión política. «Las diferencias en el partido no son de personas sino de posicionamientos. El Congreso va sólo de personas y hace falta una discusión política de cuál es la orientación«.

Pero la realidad ha girado la espalda al de Vilanova y el partido sigue donde estaba. Nadie del sector crítico ha dado un paso adelante y sólo Miquel Iceta, que ha sido el ideólogo de los posicionamientos políticos del PSC los últimos años, parece dispuesto a cargarse el partido a la espalda.

Ideológicamente, el discurso de Iceta es ortodoxo. Lo ha definido el exdiputado socialista Toni Comín a Rac1: «Él es uno de los artífices principales del naufragio actual del PSC. Tiene una religión inmutable que es la España federal. Pero la gente en Cataluña ya no cree en eso. Y él antepone su religión a la opinión pública», ha dicho la exparlamentario.

Sin quórum entre los críticos para dar un paso adelante, el único que puede hacer sombra al oficialismo de Iceta es el regidor de Palafolls Josep Rueda, que se define como candidato «virgen» porque no pertenece a ningún corriente crítico. Pero en un momento en que el PSC se deshace, en que los críticos están más cerca de abandonar la nave que de enderezarla, Rueda necesita aliados, o tendrá un problema para conseguir los avales necesarios para presentar candidatura.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides