Señor Rajoy, aprenda de Willy Brandt

El presidente del Gobierno español asegura que no piensa dimitir. Toda la estrategia del PP ante el llamado caso Bárcenas se basa en tildar al ex tesorero de ser un «delincuente» y un «mentiroso». El tiempo -seguramente no mucho- dirá la suya sobre el particular. Pero hay una cosa que hace del todo inviable la continuidad del señor Mariano Rajoy al frente del Ejecutivo. En la Europa democrática, en los Estados Unidos, en Canadá, en Japón, un político no dimite sólo cuando es culpable, sino cuando es responsable de un asunto irregular.

 

Culpabilidad y responsabilidad son conceptos muy diferentes. Un inocente puede ser responsable y tiene que asumir las consecuencias de una negligencia, de una incapacidad manifiesta o de una profunda indolencia. El canciller alemán Willy Brandt tuvo que dimitir en 1974 cuando se descubrió que Günter Guillaume, uno de sus principales asesores, trabajaba cómo espía para la Alemania comunista. Brandt estaba entonces en el momento más álgido de su carrera, pero tuvo que admitir su responsabilidad: había confiado en una persona que no merecía su confianza. Había fallado. El episodio no supuso el fin de la carrera política de Brandt, que presidió su partido, el SPD, durante muchos años, y fue también presidente de la Internacional Socialista.

 

En muchos países hay casos en que un dirigente dimite porque no ha controlado su departamento o se han producido hechos que han delatado carencia de previsión. Francesco Cossiga plegó como ministro del Interior en Italia después del secuestro de Aldo Moro. No había sido capaz de evitar este gran fracaso de los servicios policiales italianos. Después, Cossiga volvió al primer plano, pero en aquel momento le tocó dimitir.

 

Que Bárcenas sea un mentiroso, cosa que hoy por hoy ignoramos, y que Rajoy sea inocente hasta que no se demuestre lo contrario, no quita que el hoy líder del PP confió la caja de su partido a un elemento que, en palabras de la cúpula del PP, es un indeseable. Esto en la Europa civilizada implica la dimisión irrevocable.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario