La cabalgata de Reyes más antigua de Cataluña, la de Igualada, cumple este año 125 años; un aniversario que querían celebrar con la retransmisión de la fiesta por Tv3 la noche del 5 de enero. A pesar del interés inicial, finalmente la televisión pública catalana se ha desdicho por la polémica del 'blackface' y ha acabado decantándose por Martorell.

La entidad "Casa nuestra, casa vuestra", impulsora de la campaña "Baltasar de verdad", reclama que el rey Baltasar y los pajes no sean pintados de negro, como hasta ahora y desde hace 125 años. De hecho, la entidad ya denunció el año pasado que Igualada era una de las pocas capitales de comarca que no tenía un rey sin pintar y que esto era intolerable.

El movimiento exige a Igualada, como también al resto de Cataluña, que el rey Baltasar y sus pajes sean auténticos y no voluntarios pintados de negro. La fundación privada que gestiona la centenaria fiesta se mostró dispuesta inicialmente a estudiar algunos cambios, como por ejemplo incrementar la presencia de pajes blancos o rubios, pero en ningún caso se ha mostrado nunca dispuesta a aceptar al rey Baltasar y a los cerca de 900 pajes que participan en la fiesta de la capital de Anoia sin pintar.

Tv3 se reunió con la organización de la cabalgata igualadina, interesada en su retransmisión. No obstante, vista la polémica y la poca voluntad de las partes para llegar a un acuerdo, la televisión pública catalana buscó una cabalgata menos problemática y finalmente ha elegido Martorell, donde el rey Baltasar sí que es auténtico. La cabalgata de Martorell ya fue retransmitida por Tv3 en el año 2009.

La reacción de Tv3 no ha gustado ni a la organización ni al gobierno del Ayuntamiento de Igualada, molesto especialmente con las exigencias de las entidades que demandan los cambios. El gobierno que preside Marc Castells (JxCat) defiende que la Fiesta de Reyes nunca ha tenido ninguna connotación racista y lamenta las presiones que han acabado impidiendo la retransmisión.

Las mujeres no podían participar en la fiesta

La cabalgata de los reyes de Igualada, que busca la declaración de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO, arrastra otras polémicas a lo largo de su historia. La comisión organizadora se opuso hasta el año 2004 a la presencia de mujeres en la fiesta, alegando también motivos de tradición; la presión de diferentes colectivos de la ciudad acabó doblegando la terquedad organizativa. La polémica también rodea la elección de los tres reyes, que son elegidos a dedo por la organización y que, para serlo, tienen que pagar elevadas cuotas bajo el pretexto de enjugar gastos como por ejemplo la compra de caramelos.