Entre los 50 firmantes del manifiesto fundacional del nuevo partido político que promueve Carles Puigdemont destaca una persona que ha protagonizado un sonado escándalo político en el Pirineo. Se trata de la alcaldesa del municipio de Ribera d'Urgellet, Josefina Lladós, que además es la candidata de Junts x Cat a asumir próximamente la presidencia del Consejo Comarcal del Alt Urgell.

Amparándose en el pseudónimo @calrèflex, Josefina Lladós y su marido, que es funcionario del Gobierno de Andorra, son muy activos en la red social Twitter. Desde esta cuenta, y durante muchos meses, se han dedicado a escarnecer, con palabras muy gruesas e insultantes, a varios dirigentes políticos del PSC, de ERC, de Ciudadanos, de Podemos... con expresiones como “puta rata”, “subnormal”, “baboso”, “ladrona”, “homicida”, “burro”…

Este lenguaje, lleno de odio y de rencor hacia los adversarios políticos, es impropio de una persona con responsabilidades públicas e institucionales. Por eso, al saltar la noticia, avanzada por el diario LA VALIRA, que la alcaldesa de Ribera d'Urgellet es una “hater” en las redes, la cuenta @calrèflex fue cerrada precipitadamente por sus autores.

Pero la “alcaldesa odiadora” parece que tiene buenos padrinos políticos y en Waterloo este perfil de persona “dura con los enemigos de la independencia exprés” es muy valorado, hasta el punto que Josefina Lladós forma parte del núcleo impulsor del nuevo partido de Carles Puigdemont. Si ERC no se opone, su mala leche será recompensada, además, con la presidencia del Consejo Comarcal del Alt Urgell, a pesar de que dirigentes del partido republicano, como Joan Tardà o Gabriel Rufián, han sido objeto de los agresivos insultos de @calrèflex en Twitter.