Junts per Catalunya (JxCat) y Esquerra Republicana (ERC), los dos partidos que gobiernan la Generalitat de Cataluña, no han apoyado recientes iniciativas parlamentarias para facilitar el acceso a los estudios universitarios y revertir los efectos de los recortes, que se arrastran desde el mandato de Artur Mas.

Entre las propuestas de resolución aprobadas la segunda jornada del último debate de política general, dos propuestas del PSC y Catalunya en Comú-Podem instaban al gobierno catalán a revertir el 30% de recortes en la universidad pública con el objetivo de que la financiación de estos centros fuera para el curso 2019-2020 la que fue en 2010, antes del regreso al poder de CiU.

Estos planes, que incluían una reducción de los precios públicos de la matrícula del 30% y una compensación para los centros públicos, recibieron la abstención como respuesta de JxCat y ERC, pero salieron adelante gracias a los votos favorables del resto de diputados -excepto los cupaires en uno de los casos, ausentes durante algunas votaciones-.

El Parlamento catalán ha reiterado que hay que revertir los efectos de la última década de políticas sobre universidades, pero medidas como estas dependen de un gobierno caracterizado por la inacción. Entre los diputados de la banca abstencionista de ERC, por cierto, está Antoni Castellà, el secretario de Universidades del gobierno de Artur Mas durante el periodo 2011-2015. Esta secretaría la encabeza actualmente Francesc Xavier Grau, bajo la autoridad de la consejera de Empresa y Conocimiento, la postconvergente Maria Àngels Chacón.