La elección de Mikko Karna, seguramente el apoyo exterior más fiel del independentismo procesista, como diputado del parlamento de Finlandia en representación de Laponia. Desde 2015 y hasta ahora era diputado suplente y había emergido cuando ocupó la plaza del titular del escaño, Paavo Vayrynen. Al volver Vayrynen del Eurocámara, Karna plantó cara para retener la silla, pero no ha sido hasta ahora que la ha obtenido.

Durante los años del proceso, Karna ha celebrado la independencia de Cataluña (2017), la ha visitado y ha invitado a Carles Puigdemont a Finlandia, además de celebrar la investidura de Quim Torra (2018). Entre más demostraciones de adhesión al procesismo, el diputado lapón señaló que Puigdemont no recibiría un juicio justo en España. Y para ejercer presión con el objetivo de que la justicia de Alemania no lo extraditara, dijo que, si eso pasaba, "no sería mejor que la Gestapo de la Alemana nazi".

También planteó que la FIFA tenía que excluir a España del Mundial de fútbol de 2018 y argumentó que "si crees en los derechos humanos, las libertades políticas y las convenciones de la Unión Europea y las Naciones Unidas, tienes que decir NO a España. Boicotearla. No viajes allí. Estas violaciones de los derechos humanos tienen que cesar. Ahora".

Irónicamente, Karna se presenta en su cuenta de Twitter como "el monstruito finlandés", aclarando que "sólo para los unionistas y federalistas". El amigo lapón del proceso ha agradecido a sus "6.481 votantes" la elección: "He doblado mis votos respecto a hace dos años. Así que Cataluña tiene un amigo firme en el parlamento finlandés para esta legislatura".