Unos 17 millones de euros entre los meses de marzo y junio. Exactamente 16.887.974 euros. Lo ha calculado elDiario.es a partir de los datos que ha pedido a través del sistema de transparencia del departamento de Salud. Por la realización de pruebas PCR, Salud pagó a los centros privados 4.308.992 euros. Cada una de las 46.344 pruebas que hicieron costó 93 euros. Por cada uno de los cien enfermos que derivó a UCIs, Salud pagó 43.400 euros, cantidad que los partidos de la oposición consideraron excesiva, y que supuso durante aquellos meses un gasto de 4.340.000 euros. La partida más cara fueron los 7.530.000 euros que costaron las estancias hospitalarias de más de 72 horas y las defunciones en centros privados.

Los otros gastos que el sector sanitario privado ha imputado al público durante los meses de marzo, abril, mayo y junio han sido los 267.944 euros por las estancias de más de 72 horas en sociosanitarios posteriores al paso por hospitales públicos, los 257.539 euros correspondientes a estancias de menos de 72 horas en sociosanitarios y los 182.500 euros por estancias de menos de 72 horas en hospitales privados.

Queda por aclarar cómo ha quedado el contrato entre el departamento de Salud y Ferroser, del grupo Ferrovial, por el que esta empresa se tenía que encargar por 17,7 millones de euros de hacer el seguimiento de los contactos de las personas contagiadas con la Covid-19. La consejera de Salud, Alba Vergés, anunció que rescindiría el contrato, pero no se sabe si lo ha hecho y, si es así, qué coste ha tenido esa rescisión.