El mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, máximo responsable uniformado del cuerpo durante los días álgidos del proceso independentista catalán ha decidido declarar como testigo ante el Tribunal Supremo que está juzgando a los dirigentes independentistas.

Josep Lluís Trapero ha sido preguntado insistentemente por parte de la acusación popular defendida por Vox sobre los hechos del registro por parte de una comitiva judicial el 20 de septiembre de 2017 en el departamento catalán de Economía, y que acabó con la salida por la azotea de la secretaria judicial.

El mayor Trapero ha insistido que el operativo que propusieron los Mossos contemplaba un primer cordón de personal de control de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), un segundo cordón con miembros de la Brigada Móvil de los Mossos y una tercera cápsula de una veintena de agentes de paisano de la policía catalana que protegerían la comitiva judicial para salir de Economía.

Trapero ha insistido en el hecho de que "si planteamos esta salida, es porque consideramos que es segura", añadiendo que "el motivo por el cual se ofrece la otra salida (la de la azotea) no es porque consideráramos que la del cordón policial fuera insegura".

El máximo responsable uniformado de los Mossos en aquellos momentos ha asegurado que finalmente la secretaria judicial salió por la azotea del teatro Coliseum, adjunto al departamento de Economía, porque "queríamos ahorrarnos el tiempo de organizar otra vez el cordón. Por eso organizamos la salida por la azotea", un cordón que se había desmontado porqué el registro se alargó.

En este punto, Trapero ha afirmado que "es verdad que (la comitiva judicial) tuvieron que esperar a que acabara la obra, pero no que saliera (la secretaria judicial) camuflada con el público", sino para evitar que pasara por delante del público mientras se hacía la representación.

Trapero también ha negado que el entonces consejero de Interior, Joaquim Forn, que está siendo juzgado en el Supremo, hubiera modificado el diseño de la operación Ágora, dispositivo policial que con el argumento de hacer un despliegue antiterrorista también sirvió para cubrir la celebración de la consulta del 1-O.