La Fiscalía ha decidido mantener, de momento, la acusación por rebelión contra el mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, el exsecretario general de Interior, Cèsar Puig, y el exdirector de los Mossos, Pere Soler.

El fiscal Miguel Ángel Carballo ha afirmado que es "consciente" de la sentencia del Tribunal Supremo que descartó el delito de rebelión contra los líderes independentistas pero que ahora no es el momento procesal oportuno de modificar las conclusiones". Carballo ha añadido que "lógicamente, en el momento oportuno se valorará y considerará la conveniencia de calibrar la calificación jurídica sobre los hechos".

El también fiscal Pedro Rubira ha afirmado que "no es nuestra intención enjuiciar a los Mossos d'Esquadra como instituto armado", para añadir que "se trata del incumplimiento de una normativa dada por el poder judicial. Se ha incumplido circulares de la Fiscalía y del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, resoluciones del Tribunal Constitucional... Esto es lo que se enjuiciará, no otra cosa".