La Fiscalía investiga si el gobierno de la Generalitat que presidió Artur Mas desvió dinero de la secretaria general de Deportes al pago de publicidad y papeletas de la consulta del 9 de noviembre de 2014, publica El Confidencial.

Según esta información, que muestra documentos de la investigación, el gobierno camufló los pagos con facturas falsas emitidas en connivencia con la empresa privada de servicios postales Unipost, que también se implicó en el reparto de material del 1-O.

Ni los juzgados ni el Tribunal de Cuentas, que han inhabilitado y multado al expresidente Artur Mas, la exvicepresidenta Joana Ortega y los ex consejeros Francesc Homs e Irene Rigau, señalaron a la secretaría de Deportes como financiadora del 9N.

A partir de las facturas que adjudica a Unipost, El Confidencial indica que el gasto en el 9N fue superior al que se ha calculado hasta ahora, pero revela que los investigadores no han determinado la cifra definitiva. El pago de la Generalitat a Unipost, según los tribunales, fue de aproximadamente 250.000 euros.

Uno de los documentos bajo la lupa referidos por el mismo diario refleja un pago que se efectuó sin que se prestara el servicio indicado, el diseño y distribución asociado a conceptos como "club de pàdel" y "campamento de Nadal".

Según fuentes de la investigación citadas por El Confidencial, se encuentran en el punto de mira presuntos desvíos similares en varias entidades deportivas con cuantías inferiores a los 18.000 euros, el umbral por debajo del cual la administración puede adjudicar el encargo a un proveedor sin convocar un concurso público.