Josep Maria Jové, quién fue secretario general del departamento catalán de Economía con Oriol Junqueras, ha negado ante el juez reconocer como propios la libreta marca Moleskine y el documento EnfoCATs que la Guardia Civil encontró en el registro que el cuerpo policial hizo en casa de Jové el 20 de septiembre de 2017.

Jové ha comparecido esta mañana en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña en calidad de investigado por los presuntos delitos de malversación de fondos públicos y desobediencia grave por su presunta participación en la organización de la consulta independentista del 1-O.

El exnúmero dos de Junqueras también se ha negado a hacer la prueba caligráfica para compara su letra con la que había escrita en la Moleskine. Tampoco ha accedido a hacer la prueba de voz para confirmar si era la persona que la Guardia Civil grabó en unas llamadas intervenidas.

La negativa de Jové responde al hecho de que su defensa quiere impugnar el registro que hizo la Guardia Civil en su casa, y por lo tanto no ha reconocido el material que se encontró en la acción policial. Unos documentos que son fundamentales para que las acusaciones afirmen que el gobierno catalán tenía previsto proclamar la independencia de manera unilateral al margen de las leyes vigentes en el Estado.