El expresidente del ANC Jordi Sànchez ha pedido en la prisión de Lledoners poder salir para trabajar en la Crida Nacional por la República, la plataforma política impulsada por Carles Puigdemont, y ha obtenido de momento el visto bueno de la junta de tratamiento del centro penitenciario, informa La Vanguardia.

Sànchez, que es el presidente de la Crida, depende de la decisión de la jueza de vigilancia penitenciaria para poder salir de Lledoners. Según la misma información, los funcionarios cedieron a la jueza la decisión sobre el expresidente de la ANC porque no las tenían todas consigo sobre esa posibilidad.

Sànchez obtuvo un permiso para hacer voluntariado basado en el artículo 100.2 del reglamento penitenciario, y después de que esta actividad se viera afectada por la crisis del coronavirus, ha pedido otro para salir durante 12 horas al día para hacer voluntariado y, además, trabajar en la Crida.

La Fiscalía sostiene que los permisos basados en el artículo 100.2 se tendrían que denegar porque considera que obedecen a una voluntad persistente de "vaciar de contenido la sentencia del Tribunal Supremo", que condenó por sedición a Sànchez a una pena de nueve años de cárcel.