Gemma Montull, hija del exdirector administrativo del Palau de la Música Catalana, Jordi Montull, no entrará en prisión para cumplir la pena de cuatro años y seis meses que se le impuso en el juicio del caso Palau, en el cual también condenaron a su padre y al presidente del Palau, Fèlix Millet. El tribunal de la sección 10a de la Audiencia Provincial de Barcelona le ha suspendido la pena de prisión a cambio de hacer trabajos sociales durante un año y a pagar 500 euros mensuales.

El tribunal, por mayoría, ha valorado que se cumplen los requisitos que la ley establece para acordar la suspensión de la pena de prisión todo y la gravedad de los hechos por los cuales fue condenada. El tribunal entiende, además, que en materia de responsabilidad civil, que es solidaria, todos sus bienes están a disposición de la autoridad judicial para satisfacerla.

En una nota del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) se informa que en el caso de Gemma Montull se valora que no tiene antecedentes penales, que las tres penas impuestas no son superiores a dos años de prisión cada una y que no es "reo habitual".

Gemma Montull fue condenada al pago de 1.500.821 euros, condena que es conjunta y solidaria con Fèlix Millet y Jordi Montull. Estos dos últimos penados han sido, en total, condenados a pagar una responsabilidad civil de 24.359.427,27 euros.