El juez del Tribunal Supremo que está juzgando el caso del 1-O, Manuel Marchena, ha avisado al responsable de Difusión Institucional de la Generalitat, Jaume Mestre, del delito de falsos testimonios, no sólo por el hecho de mentir sino por el de no decir la verdad con respuestas evasivas.

Marchena ha afirmado que "el tribunal no ha valorado su testimonio, pero lo que es evidente es que está eludiendo algunas preguntas", después de que Mestre hubiera respondido con un "no" cuando ha sido preguntado por el fiscal Jaime Moreno si "¿no es cierto que fue personalmente a tratar con Núria Llorach (presidenta de la Corporación Catalana de Medios Audiovisual-CCMA) porque se publicara este anuncio?", haciendo referencia a la campaña sobre la consulta independentista del 1-O que se emitió en la televisión y la radio públicas catalanas.

El caso es que esta responsable de la CCMA, Núria Llorach, declaró en la fase de instrucción que sí había sido Mestre con quien se había reunido para tratar de la emisión de la campaña. Con este trasfondo, al acabar el turno de preguntas de la fiscalía el fiscal Moreno ha pedido al tribunal que se deduzca falsos testimonios por parte de Mestre.

Jaume Mestre ha explicado a lo largo de su declaración como testigo en el Supremo que ninguna empresa acabó cobrando por hacer los diferentes trabajos que hicieron vinculados a las campañas que se encargaron desde la Generalitat para apoyar al proceso independentista y a la consulta del 1-O.