La investigación del caso del 3% llega a la recta final con el mandato de Xavier Trias como alcalde de Barcelona (2011-2015) bajo la lupa. La Vanguardia publica que la única etapa de gobierno convergente en la capital catalana se encuentra señalada por cuatro informes remitidos por la Guardia Civil a José de la Mata, magistrado instructor de la Audiencia Nacional.

Según esta información, se reflejan gestiones para conceder contratos de obra pública desde administraciones gobernadas por Convergència a determinadas empresas de la construcción a cambio de donaciones al partido, y Barcelona de Infraestructuras Municipales, Bimsa, desde donde se gestiona la concesión de obra pública en la capital catalana, era la plataforma clave.

En particular, uno de los cuatro últimos informes enviados a De la Mata se centra en el exteniente de alcalde de Urbanismo Antoni Vives, y recoge una comunicación en la que Felip Puig, consejero del gobierno de Artur Mas, le pedía que recibiera a un constructor al que describe como "un buen amigo y compañero de viaje". En una anotación localizada en el ordenador de Vives, incluida en el sumario, el entonces teniente de alcalde dice sobre la plaza de las Glorias: "No interferencias técnicas. Control político de la operación".