Cierre domiciliario en Lleida. El Gobierno catalán ha decidido endurecer las medidas restrictivas en la comarca del Segrià para parar el ritmo de contagios de coronavirus, que este domingo ha llegado a 190 positivos y opta para cerrar la capital y siete municipios de la comarca. Son Lleida, Aitona, Massalcoreig, Soses, Torres de Segre, Seròs, Granja de Escarp y Alcarràs.

Los titulares de Interior y Sanidad, Miquel Buch y Alba Vergés, han anunciado este domingo varias medidas que apuntan a un cierre a las casas y que prohíbe la entrada y salida a estos municipios y sólo permitirá la movilidad en aquellas actividades laborales indispensables.

A partir de esta medianoche "la población tiene que quedarse en casa excepto para trabajar" y gestiones imprescindibles, ha detallado el Gobierno.

Los ciudadanos sí que podrán salir para proveer en comercios de alimentación, al banco o ir a visitar a personas dependientes, entre otras excepciones. La nueva normativa prohíbe las reuniones de más de 10 personas, casamientos y ceremonias fúnebres, pero mantiene la actividad de casales y colonias de verano.

La medida también dicta la suspensión de la actividad en la hostelería y restauración, en equipamientos culturales -espectáculos, cines, teatros ...- y se clausuran espacios como piscinas, parques infantiles, gimnasios y establecimientos de ocio nocturno.

Los hospitales de la Región Sanitaria de Lleida superan ya el centenar de ingresados por la Covid-19, según ha informado hoy el Departamento de Salud. En el Hospital Universitario Arnau de Lleida han ingresado cuatro personas en las últimas horas y ya tiene 61 (7 a la UCI y 54 en planta).