El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha agradecido vía Twitter su "apoyo" a Martina Anderson, una eurodiputada norirlandesa del Sinn Féin que fue condenada a cadena perpetua por haber preparado atentados con explosivos siendo miembro del IRA, y que fue excarcelada después de 13 años en prisión, en 1998, porque se benefició de los Acuerdos del Viernes Santo.

Anderson, que es el único apoyo de la Eurocámara que ha exhibido Puigdemont en las redes durante su semana de estreno en Estrasburgo, ha piado que estaba "encantada" de su encuentro con "mis amigos catalanes Carles Puigdemont y Toni Comín". "Larga vida a la solidaridad internacionalidad", ha proclamado la representante norirlandesa, que durante los últimos meses había apoyado a Puigdemont y a Oriol Junqueras mostrando en la Eurocámara carteles de ambos para reclamar que pudieran ejercer de eurodiputados.

Puigdemont, en cambio, no ha difundido el saludo que recibió de importantes figuras políticas inglesas favorables al Brexit. El exlíder del UKIP y líder del partido del Brexit, Nigel Farage, euroescéptico y populista de derechas, difundió la foto de los dos, en la que Puigdemont sonríe, y se ha mostrado "encantado" por el encuentro.

El impulsor del Brexit considera que "los separatistas catalanes han sido tratados pésimamente" porque que, según asegura, son euroescépticos, como él, aunque menos: los ubica en esa línea.

​En una entrevista concedida a la agencia EFE, Farage ha comentado que "es interesante que cuando yo me marcho, llegue Puigdemont. Muy interesante". "Seguiré con mucho de interés el progreso de Puigdemont aquí", asegura.

Además de Farage, Puigdemont ha recibido el apoyo​ de Rupert Lowe, quien ha celebrado la llegada a la Eurocámara de "más voces disidentes", que ve "necesarias". Al igual que Farage, Lowe es miembro del Partido del Brexit.

La sintonía con Anderson, Farage y Lowe contrasta con el rechazo que, de entrada, ha suscitado en el grupo de los Verdes, al que pretende adherirse el presidente de la Generalitat.

Aunque este grupo tiene que estudiar todavía la solicitud de adhesión, su co-presidente, Philippe Lamberts, ha tildado de incongruente el intento de Puigdemont por la proximidad que ha mostrado el expresidente catalán con los nacionalistas flamencos de N-VA.

Para Lamberts sería "lógico" que Puigdemont y Comín se unieran al grupo de "sus amigos belgas" de N-VA, donde también está la formación ultraderechista española Vox.