El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha afirmado este jueves en un almuerzo informativo organizado por Europa Press en Madrid que la sentencia que dictará este otoño el Tribunal Supremo contra los dirigentes del proceso los situará en el inicio de una nueva etapa "hasta culminar la independencia".

Asimismo, ha manifestado que de España "sólo" esperan "democracia", pero que los "derechos y libertades" están por encima de la legalidad española, que ha tildado de "dura", argumentando que "existen tratados internacionales superiores en la Constitución". Los derechos y libertades que ha citado en ese sentido son la libertad de expresión y manifestación, el derecho de protesta y discrepancia política y el derecho de autodeterminación.

Torra, que ha rechazado las elecciones anticipadas aduciendo que no son una solución, ha evitado concretar la respuesta del independentismo a una probable sentencia no absolutoria del Supremo contra los dirigentes procesistas, si bien ha dicho que será institucional, popular, no-violenta y caracterizada también por la desobediencia civil. Además, ha apuntado a la posible convocatoria de otra "huelga de país".

La cuenta de Twitter del gobierno de la Generalitat se ha hecho eco de una supuesta afectación emocional denunciada por Torra: "Pretender insinuar que los ciudadanos que votaron o los políticos que están en prisión preventiva desde hace casi dos años fueron violentos o incitaron a la violencia es una falsedad emocionalmente insoportable para mucha gente en Cataluña".

En cuanto a la investidura de Pedro Sánchez como presidente del gobierno, Torra ha avanzado que Junts per Catalunya no votará a favor, y ha considerado el programa presentado por el PSOE a Unidas Podemos "un retroceso" y "una decepción".