Inspección de Trabajo investigará a fondo el accidente químico del martes en Tarragona para aclarar si la empresa donde estalló el reactor cumplió las normas de seguridad. La Generalitat ya ha sancionado hasta cuatro veces IQOXE los últimos años: una vez por las condiciones de trabajo en la planta siniestrada y tres por incumplimientos en materia de salud y seguridad.

Se trata de cuatro sanciones firmes, ya impuestas, con importes pequeños, de 2.000 a 8.000 euros. Desde el Departamento de Trabajo explican que son expedientes cerrados los últimos años, pero ni concretan cuando se pusieron las multas ni tampoco el detalle de los expedientes.

En paralelo, un juzgado de Tarragona ha empezado a investigar el accidente químico de oficio. Esta mañana los bomberos han empezado a vaciar el tanque que quedó afectado por la explosión, en una situación cada vez más bajo control.

Por otro lado, la empresa, Industrias Químicas del Óxido de Etileno (IQOXE), ha encargado al Instituto Químico de Sarriá (IQS) una investigación sobre el accidente del martes. La compañía confía que este estudio tiene que permitir esclarecer los motivos de la explosión de una de las cuatro plantas de la factoría.

IQOXE reitera que la compañía y los trabajadores, "en la medida que las difíciles circunstancias del momento lo permitieron, siguieron los protocolos de seguridad, lo cual permitió la llegada de los bomberos al lugar del siniestro en tan sólo unos minutos".

Finalmente, los Mossos d'Esquadra han registrado las oficinas de IQOXE en La Canonja y El Prat por la explosión química.