Más de veinticuatro horas después de que el presidente Quim Torra reclamara al presidente del Parlament, Roger Torrent, el cese del secretario general de la cámara, Xavier Muro, por haber evitado la publicación en el Boletín Oficial (BOP) de los puntos más polémicos de las propuestas de resolución aprobadas en el pleno sobre la monarquía, el presidente de la cámara parlamentaria catalana no le ha contestado. Sin embargo, varias voces de ERC han cargado contra el espacio político de JxCat por entender que quiere desacreditar a los republicanos en esta polémica y sacar rédito electoral.

El líder de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona y diputado en el Parlament, Ernest Maragall, ha asegurado en un hilo de Twitter, entre otras cuestiones, que el presidente catalán ha roto "la regla de oro democrática de distinción absoluta entre el ejecutivo y el legislativo" y que JxCat ha desatado una "campaña de hostilidad extrema contra el Presidente Torrent y contra ERC". Maragall cierra el hilo afirmando: "Felicidades a JxC por tanta eficacia electoral: habéis arrebatado quizás unos cuántos votos a ERC mientras el independentismo en conjunto ha perdido 100 veces más."

En el mismo sentido, el exdiputado de ERC en el Parlament y en el Congreso, Gerard Gómez de Moral, ha lamentado, también en Twitter, los ataques de los postconvergentes contra los republicanos: "El estado español vive la crisis institucional más bestia en décadas. ¿Y aquí qué hacemos? Aprovechamos la situación para debilitar más aún nuestras instituciones propias, para agrietar el bloque republicano y atacar a otros independentistas. No me sorprende, pero es tristísimo. Y absurdo".

Esa red social ha hervido hoy en torno a este debate. Algunos mensajes incluso han puesto al descubierto la dirección del domicilio de Xavier Muro o le han amenazado de muerte.