El presidente español en funciones saca pecho después de la exhumación de Franco del Valle de los Caídos y defiende que ha sido una decisión a favor de la democracia. Después de las críticas que ha recibido de todo el arco parlamentario sobre el hecho que la exhumación se haya hecho en periodo de precampaña electoral, Sánchez se ha felicitado por la decisión.

"Hoy España cumple consigo misma", se ha felicitado Sánchez. "Con esta decisión se pone fin a una afrenta moral, como es el enaltecimiento de la figura de un dictador en un espacio público. Se da un paso más en la reconciliación, que sólo puede descansar en la democracia y en la libertad que todos compartimos. Y nuestra democracia se prestigia, no solamente ante nuestros ojos sino también ante los ojos del mundo", ha celebrado el presidente. "El homenaje público al dictador era, más que un anacronismo y una anomalía, un agravio a nuestra propia democracia", ha asegurado.

Por otro lado, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, también celebra que, por fin, se haya sacado el cuerpo de Franco de Valle de los Caídos, pero considera que no es suficiente y reclama al gobierno español una condena firme del franquismo.

JxCat, ERC y Bildu consideran que hoy se ha exaltado la figura de Franco, y por eso han registrado una propuesta para que la ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado, dé explicaciones. Creen que la concentración de ultraderecha que se ha vivido a las puertas del cementerio de Mingorrubio va en contra de la Ley de la Memoria Histórica y piden que el gobierno español tome medidas ante los actos de exaltación del franquismo.