El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha concedido una entrevista a Catalunya Ràdio por motivo del segundo aniversario del 1-O, marcado por las detenciones de siete miembros de los CDR a quienes se acusa de terrorismo.

Puigdemont ha negado cualquier contacto con los siete detenidos y ha etiquetado de "delirio" y de "fantasía pura y dura" el afirmar que esta relación existe. También ha empleado la etiqueta de "delirio" cuando ha negado que necesite intermediarios para comunicarse con su sucesor a la Generalitat, Quim Torra, un rol que, según varias informaciones periodísticas que citan fuentes de la investigación, se atribuye a los CDR detenidos.

Asimismo, el líder de JxCat ha negado que se hayan comunicado con él a través de personas interpuestas -la investigación señala a la hermana de Puigdemont en este sentido- o mediante una memoria USB.

El expresidente catalán, por otro lado, interpreta que quieren vincularlo con el terrorismo para "activar una tercera euroorden" y que Bélgica lo entregue a España "a ser posible, por una causa de terrorismo". "Sólo hay una vía, la pacífica, como demostramos hace dos años. Y eso todo el mundo lo tiene claro", ha manifestado.