El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha cargado contra el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, responsabilizándolo del cierre de las plantas catalanas de Nissan y de los hechos del 1-O.

En un tuit publicado este jueves, después de que la multinacional comunicara oficialmente la decisión al gobierno de España, Puigdemont ha manifestado que es "un golpe muy duro para miles de familias y negocios, para el país entero".

Seguidamente, ha reprochado a Sánchez que "creyó que lo resolvía con una conversación en Davos. Y presumía de ello", refiriéndose a que el presidente español dijo en el Foro Económico Mundial, celebrado el pasado mes de enero, que "el mantenimiento de los puestos de trabajo en la planta de Nissan en Barcelona está garantizado".

"Parece evidente que el interés que puso en combatir el 1 de octubre no lo puso en salvar  Nissan", ha concluido Puigdemont.

El Ministerio de Industria y la Generalitat elaboraron el marzo un plan de viabilidad para salvar la actividad y los puestos de trabajo de la segunda empresa automovilística de Cataluña, con el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona y el Consorcio de la Zona Franca. Ahora, ha anunciado que convocará a los promotores del plan y a los sindicatos para estudiar la situación, y que ha propuesto a Nissan crear un grupo de trabajo por busca alternativas.