La Asamblea de Cargos Electos se ha constituido este miércoles en Barcelona cómo uno de los organismos que tiene que servir para rechazar la sentencia del Tribunal Supremo y para trazar un nuevo rumbo hacia la independencia. Unos 2.000 alcaldes, regidores, diputados, senadores y eurodiputados se han reunido al Palacio de Congresos de Cataluña.

Desde Waterloo, el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, se ha encargado de abrir el acto. "Andaremos por el camino central de la soberanía y no desde la calle estrecha de los falsos constitucionalistas", ha destacado.

La Asamblea, ha dicho, se tiene que centrar a sortear la "represión latente". "Es una respuesta republicana desde su nacimiento. Es una entidad liberada de servidumbres y censuras", ha destacado Puigdemont.

El grupo promotor está formado por Elsa Artadi (regidora de JxCat en Barcelona y diputada en el Parlamento), Carmina Blay (alcaldesa de Montbrió del Camp), Aurora Carbonell (alcaldesa de Sitges y diputada en el Parlamento por parte de ERC), Jordi Coronas (regidor de los republicanos en Barcelona), Najat Driouech (diputada de ERC a la cámara catalana), Anna Yerra (alcaldesa de Vic y diputada de JxCat), Marta Llorens (regidora de la CUP en Reus), Carles Luz (alcalde de Gandesa), Marta Madrenas (alcaldesa de Girona y diputada de JxCat), Miquel Pueyo (alcalde de Lleida), Marc Solsona (alcalde de Mollerussa y diputado de JxCat) y Dolors Sabaté (exalcaldessa de Badalona), que será la encargada de coordinar la Asamblea.