El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, multiplicará durante los primeros meses de 2020 las conversaciones y los contactos con varios sectores no ligados al partido con el objetivo de ampliar la base electoral de los socialistas. Miquel Iceta quiere aprovechar la remontada en las últimas elecciones municipales y generales, y la presencia de Pedro Sánchez en la Moncloa, para posicionar el PSC cómo un partido "refugio" del electorado descontento y decepcionado con otras opciones políticas. El líder socialista se ha fijado principalmente en el espacio postconvergente para recoger nuevos apoyos de cara a unas elecciones autonómicas. El objetivo, según fuentes del PSC, es captar "sectores huérfanos de referentes electorales" y a los cuales "les cuesta escoger la papeleta", porque no encuentran opciones "moderadas".

Miquel Iceta ya acogió, en las elecciones del 21-D de 2017, un sector moderado y no independentista de la Unión Democrática de Josep Antoni Duran i Lleida. Unidos para Avanzar, formación liderada por Ramon Espadaler, se presentó a las listas con el PSC, y actualmente acompaña al grupo socialista en el Parlament. Ahora, después de que el dirigente socialista ha vuelto a plantear públicamente la propuesta, Libres, la formación política creada por el exconvergente Antoni Fernández Teixidó, ha dicho que están "predispuestos a trabajar juntos". Iceta también piensa en la Liga Democrática, la otra iniciativa política que intenta "pescar" en el espacio postconvergente de la moderación. Esta formación, liderada por la politóloga Astrid ­Barrios y dónde también hay el expresidente de Sociedad Civil Catalana (SCC), Ramon Bosch, también busca un "paraguas electoral" para hacer el salto al Parlament.

El líder del PSC también quiere "guiñar el ojo" a sectores todavía vinculados al PDECat, pero críticos con la estrategia de confrontación con el Estado del expresidente Carles Puigdemont y el activismo del presidente Quim Torra. En este sentido, hay que recordar que personajes ligados al socialismo, como por ejemplo Ramon García Bragado, exregidor de Urbanismo de Barcelona (PSC), o Jordi William Carnes, diputado al Parlament y consejero con el PSC, forman parte, junto con destacados exdirigentes del PDECat, como por ejemplo Marta Pascal, Lluís Recoder o Carles Campuzano, del llamado Grupo de Poblet. La desorientación del mundo moderado exconvergente ha acabado atomizando un espacio político que no ha encontrado una "herramienta" para presentar con garantías "batalla electoral" y obtener representación parlamentaria.

Ante esta falta de oferta, Miquel Iceta plantea "alargar la mano a autonomistas, federalistas, y a todos los reformistas catalanes". El líder socialista busca "hacer una coalición que reúna todas estas fuerzas para hacer cambiar de rumbo la Cataluña de hoy en día". Las palabras de Iceta demuestran la voluntad de los socialistas de sumar fuerzas para reforzar el partido como alternativa al actual gobierno independentista. La fórmula para concretar esta suma de opciones plurales de la izquierda al centroderecha catalanista todavía estaría por determinar. "Hay que hablar, pero no hay una posición fijada", asegura el dirigente del PSC.