Los Mossos d'Esquadra mandan un mensaje claro a Tsunami Democràtic de cara al partido de fútbol que se celebrará el próximo 18 de diciembre en el Camp Nou entre el Barça y el Real Madrid. La policía de Cataluña no permitirá una invasión del campo. Así lo ha explicitado el máximo responsable uniformado del cuerpo, el comisario Eduard Sallent, el cual ha dicho que una invasión del campo del Barça "sería un escenario no deseado que también contempla el dispositivo y ante el cual actuaríamos para repeler".

De hecho, el comisario Sallent ha afirmado que los Mossos tienen informaciones en este sentido, asegurando que "Tsunami no tiene la intención de interrumpir el partido y entendemos que esto no sucederá", para añadir que si hubiera la intención de invadir el campo los Mossos "estamos preparados para responder".

El jefe de los Mossos, acompañado del consejero catalán de Interior, Miquel Buch, ha concretado que durante el clásico "si alguien saltara al terreno, actuaríamos. Lo identificaríamos y sería multado económicamente. Se expondría también en medidas internas" que podrían pasar para perder el carné de socio del Barça.

Para responder a la convocatoria de la protesta independentista que Tsunami Democràtic ha hecho de cara al partido de fútbol, los Mossos tienen previsto desplegar hasta 1.000 agentes. En total se calcula que entre mossos y seguridad privada del club habrá hasta 3.000 efectivos para garantizar la seguridad durante el encuentro deportivo.