Los miembros de los CDR detenidos en el marco de la operación Judas, acusados de terrorismo y encerrados en prisión preventiva, formaban una "célula durmiente" que tenía que estar prepara para actuar, según publica ABC citando el contenido de un documento manuscrito obtenido por la Guardia Civil durante los registros.

El mismo documento pide a los miembros de la "célula durmiente" que busquen objetivos, y destaca que es necesario que estén "instruidos en la manera de realizar ataques con medios caseros".

Esta información señala que, en el mismo documento, se expresa la necesidad de perjudicar gravemente la economía catalana.

En cuanto al material decomisado, según el ABC habría un par de bolsas con emisores-receptores portátiles, lo que demuestra un grado de preparación en absoluto habitual en grupos que simplemente se dedican a protagonizar disturbios, como pueden ser antisistema o elementos violentos del movimiento okupa, a los cuales la Generalitat ha intentado atribuir los episodios más violentos de los últimos días. Incluso, se intervino un receptor de frecuencias que se suele utilizar para interceptar las comunicaciones de las Fuerzas de Seguridad y conocer así sus movimientos.

Según ABC, la Guardia Civil también dispone de una conversación telefónica entre uno de los individuos investigados y un tal "Quim", a quien su interlocutor le comenta que tiene pendiente de tratar con él el tema de la "pólvora".