Las bases de Unidas Podemos son partidarias de integrarse en un gobierno de coalición "integral y sin vetos" con el PSOE. Así lo han manifestado en la consulta que el secretario general de la formación, Pablo Iglesias, anunció el pasado viernes.

La convocatoria de esta consulta no gustó nada el presidente del gobierno español en funciones, Pedro Sánchez, que considera que es una manera de romper las negociaciones con el PSOE de cara a la investidura.

Sánchez e Iglesias negocian desde hace un mes el apoyo de Podemos a la investidura y la formación del nuevo gobierno español, que el PSOE quiere que sea "de cooperación", pero no de coalición.

Esto quiere decir sin ministros de Podemos o, al menos, sin ministros que sean figuras destacadas políticamente. Sí que estaría dispuesto, el PSOE, a admitir personas designadas por Podemos, pero de perfil más técnico.

Por otro lado, en declaraciones a la Sexta, el presidente en funciones ha vetado directamente la entrada de Iglesias en el Gobierno, especialmente por la posición que mantiene el líder de la formación morada respecto al conflicto catalán, y sobre todo, al hecho que defienda que en España hay presos políticos.