La Generalitat de Cataluña alberga en el Palau Robert de Barcelona una exposición sobre corrupción que organiza junto con la Oficina Antifraude de Cataluña por motivo del décimo aniversario de esta entidad.

En esta exposición, que se puede visitar desde este miércoles hasta el 24 de noviembre y lleva por título ¡Corrupción! Revuelta ética, abundan las referencias a los casos que afectan a Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), partido antecesor de Junts per Catalunya, la formación que comparte el gobierno con ERC.

Queda constancia de ello en los mensajes publicados las últimas horas por la cuenta de Twitter del Palau Robert, que pertenece a la Generalitat. Uno de ellos, que recoge el eco que ha tenido la iniciativa en los medios, muestra las siglas de CDC y la cara de Fèlix Millet, el principal condenado el caso Palau, de financiación irregular de Convergència.

En otro se ve al vicepresidente Pere Aragonès interactuando durante la inauguración con una instalación en la que aparecen los nombres de escándalos que han salpicado directa o indirectamente a sus socios convergentes, como el caso Palau, el caso del 3% (todavía en fase de instrucción), el caso de las ITV (por el que se condenó a Oriol Pujol), el caso Pretoria (por el que se condenó a los históricos Lluís Prenafeta y Macià Alavedra) y el caso Treball (de Unió Democràtica).

Esta imagen del vicepresidente corresponde a una noticia de La Vanguardia tuiteada por el director general de Difusión, Jordi del Río. Además de Aragonés, en el acto inaugural intervinieron el presidente del Parlamento de Cataluña, Roger Torrent, el secretario de Difusión y Atención Ciudadana, Miquel Gamisans, -ambos de ERC- y el director de la Oficina Antifraude, Miquel Ángel Gimeno. El comisario de la muestra es el periodista y profesor de la UAB David Vidal Castell.

La nota de prensa del gobierno catalán, en cambio, no menciona la presencia de ningún responsable gubernamental de JxCat. La cuenta de Twitter oficial del gobierno catalán, eso sí, se hace eco de la nota, que destaca esta afirmación de Aragonès: "El Gobierno de Cataluña está comprometido en la lucha contra el fraude y la corrupción". Ni el presidente, Quim Torra, ni la consejera de la Presidencia y portavoz, Meritxell Budó, a diferencia de Aragonés, se han hecho eco de la exposición.

Se da la circunstancia de que el Palau Robert, ubicado en el número 107 del Paseo de Gràcia, no sólo es la sede de Difusión, que este año dejó de estar bajo la autoridad del departamento de la Presidencia, controlado por JxCat, y pasó a depender del departamento de la Vicepresidencia y de Economía y Hacienda, controlado por ERC.

En este recinto tiene su despacho de expresidente Artur Mas, quien lideraba Convergència cuando se produjeron -según el caso, presuntamente- y estallaron mediáticamente buena parte de los asuntos de corrupción reflejados por la exposición.

La campaña promocional incluye esta interpelación: "¿Volverías a votar a un partido político corrupto?", una invitación a no hacerlo por los neoconvergentes de Junts per Catalunya.