El gobierno español ha dado por cerrada "la falsa polémica" del mediador en la mesa de negociación con el independentismo. Esta figura, reclamada por Junts per Catalunya, no estará presente en esta mesa, porque "no es necesaria", según ha explicado la ministra portavoz, María Jesús Montero, este mediodía en la rueda de prensa posterior a Consejo de Ministros.

La portavoz ha asegurado que la mesa de negociación se convocará "en breve" y que será el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, quien determine quién participa en nombre del ejecutivo.

La negativa de la ministra contrasta con la de la Generalitat. La portavoz del Gobierno, Meritxell Budó, ha insistido que considera imprescindible el mediador y ha recordado que la semana pasada, el Parlamento aprobó con el apoyo de JxCat, ERC y la CUP una propuesta de resolución por la cual se solicitaba la inclusión de esta figura en las negociaciones.

Por otro lado, Esquerra Republicana también defiende la figura de un mediador, pero en ningún caso la considera indispensable. Los republicanos piden a JxCat que este no sea "un obstáculo" para el diálogo.