Más de un mes después de que Amnistía Internacional anunciara, el 14 de octubre pasado, que empezaba a estudiar la sentencia de los dirigentes independentistas presos, condenados por los hechos que tuvieron lugar entre el 20 de septiembre y el 27 de octubre de 2017, la ONG, a través de su sección suiza, ha emitido un comunicado, que ha desaparecido al rato. Criticaba duramente las decisiones tomadas por el Tribunal Supremo, afirmando, en el caso de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, que la sentencia "pisa sus derechos a la libertad de expresión y reunión".

Además, considera que todo ello parte de lo que valora como una "definición vaga del delito de sedición en el Código Penal español" que, además, había estado sujeto a una "interpretación demasiado general y peligrosa".

En el mismo comunicado, el consejero principal de administración, derecho y política de Amnistía Internacional afirma, rotundamente, que el TS "ha interpretado la sedición demasiado ampliamente, cosa que comporta la criminalización de actos legítimos de protesta".

El vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, ha valorado el informe y ha asegurado que, de confirmarse, se trata de "otro golpe muy importante a la imagen internacional de España".

"Si acaba siendo como se ha publicado es coherente con los cinco informes que ya ha hecho Amnistía en estos dos años y un mes que Jordi Cuixart y Jordi Sànchez están encarcelados", ha comentado Mauri en el programa Preguntes Freqüents de TV3.

"Es muy relevante no sólo por lo que dice, sino porque es muy poco habitual que Amnistia haga estos posicionamientos con una sentencia firme y con un estado democrático como es el español", ha reiterado el vicepresidente de Òmnium.

El informe final de Amnistía sobre el juicio al proceso se tiene que hacer público el martes pero durante unas horas se filtró por error a la versión francesa de la web suiza de la organización.