La ejecutiva de JxCat propuesta por Carles Puigdemont, que ha sido avalada estos días por la militancia, contará con un 42% de integrantes que anteriormente habían militado en Convergencia Democràtica de Catalunya (CDC) y con un 54% de miembros que habían pertenecido al PDECat, fuerza que tomó el relevo a CDC en 2016. En este sentido, de los veintiséis miembros de la dirección, once militaron en CDC y catorce en el PDECat.

Cabe destacar  que todos los miembros del órgano directivo presidido por Carles Puigdemont que militaron en el partido del expresidente Jordi Pujol hicieron el salto al PDECat. Por lo tanto, para once de los veintiséis miembros de la ejecutiva, JxCat es su tercer partido político.

Estos integrantes son Carles Puigdemont (presidente), Jordi Turull (vicepresidente), Anna Erra (vicepresidenta), David Saldoni (secretario de Organización), Albert Batet, Damià Calvet, Violant Cervera, Francesc Colomé, Marta Madrenas, Mònica Sales y Aleix Sarri. Junto a ellos, también han militado en el PDECat Josep Rius (vicepresidente), Elsa Artadi (vicepresidenta y portavoz) y Míriam Nogueras.

Por otro lado, la ejecutiva de JxCat también cuenta con algunos antiguos cargos de ERC, el PSC e ICV. Por parte de ERC, son el exalcalde de Montblanc y exdiputado en el Parlament y en el Congreso, Josep Andreu, y la exdiputada en el Parlament, Maria Àngels Cabasés. Carles Puigdemont también ha sumado en su ejecutiva a la exdiputada por el PSC en el Parlament y exdelegada del gobierno central en Tarragona, Teresa Pallarès (secretaria de Finanzas), y al exalcalde de Cerdanyola del Vallès por ICV, Toni Morral.

La ejecutiva también cuenta con la presencia de diputados independientes de JxCat, y con figuras que provienen de entidades como la ANC o el Consell per la República.