El líder del PP, Pablo Casado, ve como cada vez hay más personas dentro de su formación que le aconsejan que abandone la confrontación con el independentismo y abra una ventana de diálogo.

Sin embargo, a estas alturas Casado se resiste a este cambio. Sus principales apuestas, como Cayetana Álvarez de Toledo, son partidarias de seguir con la dureza. Además, Casado también tiene en contra de abrir una vía de diálogo a varios sectores mediáticos, muy influyentes en el mundo del PP.

Pero a pesar de todo, sí que hay ciertos dirigentes, algunos de catalanes, pero también otros lugares de España, que reclaman un cambio hacia el centro. Todos ellos creen que los principales protagonistas de la unilateralidad ya están cumpliendo sus penas.

Estos dirigentes creen que Vox y Ciudadanos seguirán con la dureza, pero que la sociedad española quiere pasar hacia un nuevo escenario, tal como recogen las últimas encuestas.

Hoy por hoy, Casado se mantiene en la misma línea de dureza hacia el independentismo. Habrá que ver si la ventana de la mesa de diálogo negociada entre el gobierno de Pedro Sánchez y Esquerra Republicana empieza a dar frutos. Puede ser el punto de inflexión al PP de Casado, con la victoria del sector que pide diálogo con el independentismo.