La radio francesa de Barcelona Equinox ha alertado que hay dudas sobre si el mitin del expresidente Carles Puigdemont se podrá celebrar en Perpiñán el próximo 29 de febrero. Parece que en la Cataluña Norte hay muchos rumores sobre problemas con la celebración.

A pesar de que el independentismo continúa preparando el gran encuentro de Perpiñán, el ministerio del Interior francés estaría intentando evitar la celebración del acontecimiento.

Desde el Ministerio del Interior francés se habría llamado al alcalde de la ciudad, Jean-Marc Pujol, para "aconsejarle" que no permitiera el acto de Puigdemont. Pero Pujol se habría negado y habría defendido abiertamente el derecho de un diputado europeo a hacer actos públicos. En Francia están en campaña por las elecciones municipales y Pujol no quiere perder el electorado catalanista.

El plan del encuentro tiene que ser aceptado por la Jefatura de Perpiñán, que depende del Ministerio del Interior francés. La Jefatura tendría que verificar la idoneidad de las medidas de seguridad previstas (se espera que vayan unas 100.000 personas).

Josep Bonet, presidente del Consejo por la República de Perpiñán después de la dimisión de Júlia Taurinyà, asegura que todo está a punto y que las precauciones tomadas son las habituales en un acto de este tipo.

Hasta ahora los técnicos de la Jefatura no se han querido reunir con los responsables del Consejo por la República, los organizadores del acto, para discutir este asunto. Y la Jefatura podría prohibir el mitin, incluso el día antes, si alegara que puede poner en riesgo el espacio público.