El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, se reunirá mañana, lunes, en Bélgica con los diputados de Junts per Catalunya para acabar de definir las condiciones de la investidura de Pedro Sánchez. Su equipo negociador, formado por Laura Borràs y Míriam Nogueras, tiene previsto celebrar esta semana el segundo encuentro con los socialistas, si bien todavía no han concretado el día.

Puigdemont ha citado mañana en Waterloo a su sucesor, Quim Torra, y a todos los diputados, senadores y consejeros de JxCat para fijar las exigencias para colaborar con la investidura de Sánchez. Líneas rojas que los cargos de la formación tendrán que defender tanto en su próxima reunión con el PSOE cómo en todas las apariciones públicas que tengan lugar a lo largo de esta semana trascendente para dirimir el futuro de la investidura.

Los requisitos pasan para obligar a Sánchez a recuperar la figura del relator, concretamente de un "mediador internacional" que supervise y dé cuenta del avance de las negociaciones entre el Gobierno y la Generalitat, y para forzar el PSOE a aceptar un diálogo "entre iguales" que incluya una interlocución sólida entre Sánchez y Torra.